lunes, 11 de mayo de 2015

Gerhard Bartels, el niño que Hitler usó para hacer propaganda nazi, rompe su silencio

En los últimos tiempos, no pocos han sido los que salieron a secar viejos trapitos al sol, intentando olvidar un pasado que -no siempre- pudieron manejar a su entera voluntad. Tal vez sea uno de esos casos el de Gerhard Bartels, este hombre que -cuando niño- fue llevado de las narices hasta los brazos del mismísimo Adolf Hitler como emblema del perfecto niño ario. No podemos juzgar los sentimientos y sensaciones de Bartels en aquella oportunidad, no es que se lo viera precisamente felíz junto al Führer, además de ser -claro está- sólo un niño y nada más. Otros en cambio, mayores que él por entonces, supieron (eso sí) disfrutar las mieles de sus simpatías nacionalsocialistas en los días en que serlo, para muchos, no estaba mal. Pero esa es una discución que quedará definitivamente para otra oportunidad. 
Entre tanto, una cosa llama poderosamente  la atención: el hecho de que Bartels, "invadido y asustado" por la "bestia" de Hitler, haya conservado y exhiba la fotogarfía que lo ha hecho célebre para toda la posteridad y no la haya quemado tratando de dejar todo eso atrás...
A continuación comparto este interesante artículo -para el debate- publicado originalmente en el "ABC" de España.

«Fui elegido porque obviamente encajaba con lo que Hitler pensaba que era un buen hijo ario», ha dicho.
Artículo de http://www.abc.es

Gerhard Bartels y su fotografía con Adolf Hitler.


Gerhard Bartels tenía la fisionomía perfecta del niño ario. Su tez blanca, ojos azules claros, y sus cachetes sonrojados representaban el ideal de hombre perfecto según Adolf Hitler, por lo que el dictador no dudó en usarlo para hacer propaganda nazi justo antes que empezara la Segunda Guerra Mundial. En los años antes del conflicto bélico, el rostro de Bartels apareció en postales, libros y material de campaña que ensalzaba al régimen nazi. Cuando fue fotografiado con el dictador, Bartels tenía solo cuatro añitos. Ahora, ocho décadas después, y cuando se celebran 70 años del fin de la II Guerra Mundial,el hombre rompe su silencio y habla sobre cómo fue su encuentro con el «Führer». Según rescata el «Daily Mail», Bartels ha recordado que a sus cuatro años sus padres le ordenaron que buscara su mejor ropa porque «iba a conocer al Fuhrer». «No me permitían jugar ese día con los otros niños para que no ensuciara mis ropas. No me gustaba nada de aquello, porque yo solo quería salir a jugar».

El día del encuentro con el Führer.



Bartels fue seleccionado, porque su tío, Isidor Weiss, era amigo de Hitler. Su rostro se usó para una campaña nazi que buscaba la adopción de niños arios. Weiss entabló amistad con Hitler durante la Primera Guerra Mundial. Los padres de Bartels eran dueños del hotel Alpenhof, ubicado al lado del Hotel bávaro Weiss, del que Hitler era un visitante regular. «Hitler era un gánster. Los nazis me usaron con fines de propaganda. Se me usó para mostrar el amor de Hitler por los niños. Pero todos los dictadores hicieron lo mismo, desde Mussolini a Stalin. Yo fui elegido porque obviamente encajaba con lo que Hitler pensaba que era un buen hijo ario», quien sigue trabajando en el hotel alpino. Bartels ha señalado que cuando conoció a Hitler no cumplió con las instrucciones de saludar con las palabras habituales «Heil Mein Führer». «Incluso a una edad tan temprana, en el fondo yo sabía que me estaban manipulando», ha dicho.


Gerhard Bartels y Adolf Hitler.


Heinrich Hoffmann, el fotógrafo personal de Hitler fue el encargado de hacer las instantáneas del pequeño, que recuerda de forma especial la fotografía que le hicieran en 1936. «Yo estaba feliz de ser fotografiado porque pensé que iba a tener una gran rebanada de pastel de manzana», ha dicho. Otras personas datan la fotografía en 1937. «Pero su fotógrafo se llevó todas las fotos y 80 años después sigo esperando ese trozo de tarta. Como muchas otras promesas de Hitler, lo que decía en el momento sonaba bien pero no era lo que él quería hacer», ha señalado.



CLICK AQUI para ver el artículo original.

10 comentarios:

  1. Los comentarios de este señor tienen menos interés que las fotos en sí mismas. De Hitler se está aprovechando todo, y ahora solo quedan ancianos que eran casi bebés cuando tuvieron contacto con Hitler. Dicho esto, se nota que este hombre está influido por décadas de propaganda anti hitleriana. No olvidemos una cosa: de haber ganado Hitler la guerra, esas fotos que hoy espantan tanto, este buen hombre las tendría colgadas en la fachada de su casa.

    Por otra parte, el hombre nos muestra la foto junto a unos trofeos disecados de animales. Algo que espantaría a Hitler, que era defensor de los animales y vegetariano.

    ResponderEliminar
  2. Nacho, coincido con vos en que los que en algún momento se sacaron fotos con Hitler, luego -con el "resultado puesto" se tiraron para atrás. Cada uno sabrá. Sobre el horror de Hitler por la matanza de animales, me lo reservo... y, finalmente ¿quién dijo que Hitler no ganó la guerra?

    ResponderEliminar
  3. El personaje de Hitler no murió nunca, puesto que su fama después de muerto ha sido descomunal ... y subiendo. No hay día en que no se hable de él. Pero eso no significa que Hitler ganara la guerra. El éxito de quienes le vencieron radica en que todo el mundo conoce a Hitler y todo el mundo tiene introducido en su cerebro que casi fue el diablo. Ese es el éxito. Sin embargo, la sociedad que quedó tras su muerte representa todo lo contrario a su prédica, con lo cual no creo que Hitler ganara la guerra. Alemania no existe.

    El otro día observé que unos jóvenes sabían perfectamente quién era Hitler. Pero no tenían la menor idea de quien fue Stalin, Churchil, o Roosevelt. No digamos ya otros mandatarios de la época. En definitiva: todo el mundo conoce a Hitler, pero nadie conoce exactamente cuál fue su pensamiento y su obra. Es demencial. Pero bueno, admitimos que vivimos en una sociedad lobotomizada.

    Saludos amigo,

    ResponderEliminar
  4. Nacho: Creo que no necesitamos que Hitler haya ganado la guerra para saber que matar minorías no arias está mal.

    ResponderEliminar
  5. Partamos de la base que la raza aria es un mito, una leyenda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En serio. No sé por qué se te llena de neonazis tu blog, que está bellamente concebido. Me pregunto si los pueblos como Bariloche, La Falda, Villa Gral. Belgrano siguen esta línea retrógada de pensamiento. Saludos desde Chaco.

      Eliminar
  6. Anónimo, ¿dónde hay "neonazis"? Espero que no lo digas por mi. Decir que Hitler no comía alfombras, por ejemplo, no le convierte a uno en neonazi. Simplemente le hace a uno más inteligente que quien se cree cualquier cosa publicada sobre Hitler. Mi intención nunca es promover ningún movimiento político. Simplemente es advertir que sobre Hitler se escriben más mentiras que verdades.

    ResponderEliminar
  7. No creo que se escriban mentiras intencionales, creo que hay muchos mitos dando vueltas. No, vos no necesariamente, pero recorriendo varias publicaciones me encontré con muy desagradables comentarios sobre los judíos. Un abrazo, y shalom.

    ResponderEliminar
  8. El holocuento no existio,la segunda guerra mundial la ganaron los judios,quienes obtuvieron los territorios(usurpado)de palestina,y la Onu.El unico enemigo de la sociedad mundial.Ellos quienes crearon el termino antisemitismo para victimizarse y justificar sus actos.
    La historia oficial es una mentira,es cierto,si A. HITLER era descendiente de judios,hijo bastardo de un rotschild y de su mucama.

    ResponderEliminar
  9. El holocuento no existio,la segunda guerra mundial la ganaron los judios,quienes obtuvieron los territorios(usurpado)de palestina,y la Onu.El unico enemigo de la sociedad mundial.Ellos quienes crearon el termino antisemitismo para victimizarse y justificar sus actos.
    La historia oficial es una mentira,es cierto,si A. HITLER era descendiente de judios,hijo bastardo de un rotschild y de su mucama.

    ResponderEliminar