martes, 27 de enero de 2015

Rothschild compró la revista Charlie Hebdo pocos días antes del atentado del 7 de enero en París

Jacob Rothschild y otro paso hacia la dominación mundial.


Los atentados perpetrados el pasado 7 de enero de 2015 en la ciudad de París se parecen cada vez más al 11-S. Sin temor a equivocarse, podría decirse que el "modus operandi" es -definitivamente- el mismo. Vale decir que parece ser que detrás de ambos ha estado la misma mano manchada de sangre.
Lo concreto es que una revista económica holandesa, Quote, reveló el dato de la compra de "Charlie Hebdo" -por el clan Rotschild- el 9 de enero, apenas dos días después de los atentados y el diario alemán NeoPresse se hizo eco de la misma noticia unos diez días después. La familia de banqueros Rothschild compró la revista en diciembre del pasado año 2014 al mismo tiempo que el diario "Libération", otro viejo sobreviviente de mayo del '68 que se ha pasado a las filas reaccionarias desde hace mucho tiempo atrás. Si alguien tenía la duda de los motivos por los cuales los últimos números de Charlie Hebdo se estaban lanzando desde la redacción de "Libération", ahí tiene -finalmente- una buena respuesta: porque el propietario es el mismo. Entre tanto, el proceso de adquisición no ha sido pacífico. Se han producido importantes diferencias dentro de la familia de los poderosos banqueros, según cuenta el Barón Philippe de Rothschild en una entrevista que ha sido recientemente publicada por Quote. Edouard Rotschild  no quería comprarla porque eso les hubiera dado un poder político que no quieren (¡?), dice el sobrino a la revista. "No nos queremos mezclar en política", asegura muy suelto de cuerpo y con su mejor cara de piedra Philippe, "o por lo menos no de una manera tan abierta".

La pregunta entonces resulta  inevitable: ¿ha sido el atentado contra la revista otro negocio redondo por parte de los Rothschild? La compraron casi a precio de saldo, poco menos que como una baratija más, porque antes del 7 de enero la revista no generaba nada más que pérdidas. Pero si sólo generaba pérdidas, ¿qué interés particulares tenían estos "filántropos" banqueros por comprar una publicación que prácticamente estaba en la ruina? Es allí cuando entonces aparece el inevitable -y siempre presente- aspecto político que el Barón Philippe pretende falsamente mantener en un segundo plano: lisa y llanamente para continuar con las muchísimas y reiteradas provocaciones de Charlie Hebdo contra los musulmanes (aunque también ofende a otros). Moraleja: Así se pasa de tener tan sólo 60.000 lectores a  un público calculado actualmente en siete millones de personas. Como si fuera poco, caen dos (o varios) pájaros de un tiro ya que, además de la cuestión geopolítica entremezclada en el asunto, el dinero les llueve del cielo, y no sólo del colaboracionista y cómplice Estado francés, sino también procedente de sus muchos nuevos inversores privados tan interesados en el progreso de los Rotschild.

Siendo un poco paranóicos, podríamos llegar a "mal pensar" que los Rothschild están detrás de los atentados y que -una vez más- corren detrás del dinero y los acomodos políticos sin importarles cuántas vidas se pierdan en el camino. ¿Será así?. ¿Ha sido una curiosa casualidad que los Rotschild hayan comprado Charlie Hebdo justo antes de los atentados tal como sucedió el 11-S en Nueva York, donde se compraron las Torres Gemelas poco antes de que éstas fueran derribadas? Llamémos a ésto una inesperada coincidencia...



Fuentes de información y referencia:
http://paginanoticia.blogspot.mx/2015/01/rothschild-compro-la-revista-charlie.html?utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook&m=1

https://blendle.com/i/quote/mensen-blijven-altijd-jaloers/bnl-quote-20141218-22146_mensen_blijven_altijd_jaloers

http://www.neopresse.com/politik/medienbericht-rothschild-familie-uebernahm-charlie-hebdo/

Nota relacionada:
http://historiasladob.blogspot.com.ar/2013/09/rupert-murdoch-y-lord-rothschild-los.html



domingo, 4 de enero de 2015

La perfecta niña nazi que era judía

Portada de la mayor revista familiar nazi 'Sonne ins Haus' con Hessy Taft.


Hessy Taft, una profesora estadounidense de origen judío de 80 años de edad, finalmente ha contado su increíble historia en recientes declaraciones al diario alemán 'Bild'. Cuando Hessy nació, pasó a ser una bebé modelo del III Reich: su foto, por entonces, ganó un concurso y  fue elegida para ser la imagen perfecta de lo que debería ser un bebé "ario" por el mismísimo ministro de propaganda nazi, Joseph Goebbels.
Al relatar su historia, Hessy Taft dijo entre el asombro y el terror: "Ahora puedo reírme de ello. Pero si los nazis hubieran sabido quién era en realidad, no estaría viva".
Sus padres, Jacob and Polin Levinson, se mudaron a Berlin desde su originaria Letonia en el año 1928 intentando encontrar un mejor destino como cantantes de música clásica, pero, una vez llegados al poder los nazis ya no pudieron seguir cantando, sencillamente por ser judíos.

Hessy nació en 1934, y con apenas 6 meses de vida, su madre la llevó a lo de un fotógrafo de moda, llamado Hans Ballin, para que le hiciera unas buenas fotografías. Fue ese mismo fotógrafo quien decidió finalmente enviar la foto de la niña al concurso de las niñas arias más lindas, aún a sabiendas de que ella era judía. Su posterior confesión, no podía heber sido más elocuente de sus intenciones y propósitos: "Quise ridiculizar a los nazis", diría Ballin un tiempo después. Y vaya si lo hizo.
La foto de Hessy apareció en la portada de la mayor revista familiar nazi 'Sonne ins Haus' en su edición del 24 de enero  de 1935, difundiénose luego en forma de postales que intentaban ilustrar a la población sobre cómo debería ser una "perfecta niña aria". Los padres de la niña quedaron tan aterrados que dejaron de salir con ella a la calle para que nadie la reconociera y, lógicamente, protegerla.

Hessy Taft: Hoy y ayer.


Tres años después, en 1938, Jacob Levinson fue detenido, pero afortunadamente, luego fue liberado y junto a su familia se trasladó a Letonia, recalando finalmente en París. Tras la ocupación nazi de Francia, lograron escapar a Cuba para llegar, tras tantas penurias, a los Estados Unidos en 1949. Hessy Taft reside allí actualmente y trabaja dando clases de química en la Universidad de San Juan, en Nueva York.
La perfecta niña nazi que -en realidad- era judía, es la viva imagen de uno de los más grandes engaños perpetrados contra el III Reich. Y nadie los obligó -como tantas otras cosas- a hacerlo.