Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas

miércoles, 29 de noviembre de 2017

El desarme argentino tras la guerra de Malvinas: de una "Blitzkrieg" criolla al nuevo "Tratado de Versalles"


La desaparición del submarino ARA San Juan desnudó la realidad: la Argentina está en un alarmante estado de desarme, desprotección y vulnerabilidad. Las fronteras terrestres y aéreas ya estaban vencidas, ahora se sabe que eso también sucede con nuestro mar. ¿Cómo entender este drama argentino? No todo es tan simple como cargar las culpas sobre la actual administración y el Gobierno que la precedió. La historia, mucho más compleja, en el artículo a continuación.
Por Marcelo García




“A la Argentina hay que sumirla en el barro de la humillación”.
Winston Churchill nieto, durante la Guerra por las Islas Malvinas, 1982.

Límites permeables.
La tragedia del submarino ARA San Juan, desaparecido en aguas del Océano Atlántico sur desde el miércoles 15 de noviembre de 2017, puso en vilo a la Argentina toda y en pleno conocimiento del mundo entero sobre el alarmante estado de vulnerabilidad y desprotección de la Nación sudamericana.
Como era de esperar, la presencia de un vasta fuerza naval multinacional desplegada en aguas jurisdiccionales argentinas que -respondiendo a viejos y bienvenidos códigos navales- se sumó a la desesperada búsqueda del S-42, degeneró de inmediato en un aluvión de variopintas expresiones que fueron, sin término medio, del agradecimiento sincero por la ayuda recibida a las más airadas protestas dada la (según algunos) evidente invasión extranjera que quedaba a la vista una vez más.
Tampoco faltaron las bajezas humanas y las típicas chicanas político-ideológicas que, en un caso como este, agitan pasiones, liberan fanatismos y sacuden los más profundos sentimientos del ser nacional.

Los más simplistas desviaron la atención unicamente hacia la "grieta" abierta por el régimen (en eso se convierte un Gobierno tras tantos años ininterrumpidos en el poder) kirchnerista que hizo y deshizo en la Argentina a su entera voluntad y, luego, a la gestión macrista que -al menos en apariencias- se presenta a sí misma como la antítesis de todo lo que manejó los destinos del país con anterioridad.
La cuestionada "reparación de media vida" del submarino ARA San Juan en 2014 y la más reciente revisión (1 mes antes del drama) en los astilleros de la firma Tandanor, fueron acaso la panacea de quienes pretendieron circunscribir a ese tan acotado lapso de tiempo un problema que viene de larga data y pone en peligro la seguridad nacional.

Es cierto que el submarino ARA San Juan (comprado a la firma alemana Thyssen-Krupp en 1985) era una nave vetusta (lo que no implica que no estuviera en condiciones de operar). También es cierto que los tres sucesivos gobiernos kirchneristas (uno de Néstor Kirchner y dos de su heredera política, Cristina Fernández, como profundizadora del "modelo") siempre se mostraron muy afectos a inaugurar (y reinaugurar) grandes obras de "cartón pintado" (hospitales, ramales ferroviarios... ¿un submarino también?) y tampoco es menos cierto que la Administración del presidente Mauricio Macri, no es precisamente un sinónimo de respuestas concretas y garantizada claridad. Pero estos eslabones en la larga cadena de impericia, irresponsabilidad, desidia, corrupción y flagrante traición a la Patria no fueron los únicos y los primeros que llevaron a la dramática situación de indefensión y desarme que agobia a la Argentina y que la ha llevado a la situación actual.

Todo tiene su origen en el preciso momento del final de la guerra que enfrentó a la Argentina y Gran Bretaña por el control de las Islas Malvinas y el archipiélago del Atlántico Sur. Un conflicto bélico gestado contra natura por el régimen militar argentino en 1982, que fue pensado como una fulminante "Blitzkrieg" (guerra relámpago) a la criolla y que, pese al esfuerzo, culminó en un nuevo "Tratado de Versalles" del que la Argentina ya no pudo liberarse jamás.
¿O acaso alguien llegó a pensar que la derrota en la guerra no iba a acarrear dolorosas consecuencias para los perdedores propiciadas por la triunfante coalición internacional?
Para la ilusa Argentina, la "victoria" estaba en haber puesto el "tema Malvinas" en primera plana de la prensa mundial. Pamplinas.
Gran Bretaña, en cambio, logró usurpar nuevamente las islas, pero a costa de grandes pérdidas económicas, no solo por la guerra sino también por la posguerra, ya que -de hecho- debieron construir una enorme base militar y prescindieron de todas las ventajas que Argentina daba a los isleños previo al conflicto, por lo cual se encareció el mantenimiento del más importante bastión británico en el Atlántico Sur. Desde el 1982 a 1989 los gastos ascendieron a U$S16mil millones. No había ingresos, ya que lor recursos de pesca no salían de sus 3 millas en torno las islas, con excepción que a partir de 1986 (durnte el Gobierno del Dr. Raúl Alfonsín), extiendieron las millas a 200 y comenzaron a explotarlas.
¿Gratis? Nada es gratis en este mundo, y mucho menos para los derrotados en un conflicto bélico. Pobres inocentes los que se aferraron a esa incosistente mentira y efímera ilusión.
Claro que para entender la historia completa, no hay que tomar como punto de referencia el último día de combates en los teatros de operaciones de Malvinas, vale decir el 14 de junio de 1982; sino la fecha del 16 de febrero de 1990. Ese día, la Argentina anunció al mundo entero -con bombos y platillos- que tras ocho años de odios contenidos e inocultable tensión, finalmente reestablecía relaciones diplomáticas con los "piratas" ingleses.
Sin embargo, la realidad era otra.


Un nuevo "Tratado de Versalles".
Mientras al desprevenido pueblo argentino se lo invitaba a comer gato por liebre y pagar los platos rotos de la fiesta organizada por otros, el primer paso para la entrega definitiva y el completo desarme de la Argentina a manos de las potencias extranjeras ganadoras de la guerra (Estados Unidos, lógicamente participó de esa coalición), era solapadamente dado.
Entre el 14 y el 15 de febrero de 1990 quedó todo listo y se puso la firma al "Acuerdo-Tratado de Madrid", sellado entre gallos y medianoche, en dependencias del Ministerio de Asuntos Exteriores de España. El texto del documento se integró con dieciocho (18) artículos y cuatro (IV) anexos que abarcan un total de catorce carillas.
Los firmantes fueron, por un lado, los jefes de la diplomacia británica y, por el otro, Carlos Saúl Menem -por entonces Presidente argentino- y Domingo Felipe Cavallo, el gran representante de los fuertes intereses foráneos (un protegido de Rockefeller y Soros) que (para no ser tan obvio) hacía las veces de Ministro de Relaciones Exteriores de la Nación.

En realidad, este "Tratado de Versalles" argentino tiene nombre propio: “Tratado Anglo-Argentino de Promoción y Protección de Inversiones” suscripto finalmente en Londres el 11 de diciembre de 1990, y promulgado por el Congreso argentino el 4 de noviembre de 1992 (Ley No. 24.184). De ese modo, se coronó una larga serie de negociaciones entre la Argentina y el Reino Unido que en febrero 1990 llevó a la suscripción de un acuerdo formal mediante el cual los mencionados Menem y Cavallo, operarían como gerenciadores locales, promoviendo los intereses británicos y norteamericanos en el país.

Esto le daría al Reino Unido el control absoluto y total sobre las fuerzas armadas argentinas, muy especialmente en la Patagonia, donde ya hay (y había) millonarias inversiones estadounidenses, británicas e israelíes (Art. 5); nuestra economía se abriría y desregularía en forma irrestricta (Art. 12) de manera que empresas estatales pudieran ser vendidas y privatizadas a precio vil (petróleo, minería, ferrocarriles, autopistas, líneas aéreas, electricidad, gas, agua, fondos de pensiones, servicios postales, seguros, reaseguros, bancos.
El "slogan" más difundido de entonces parecía ser: “Todo lo que se mueve, se privatiza”. Entre tanto, a los “inversores” extranjeros se les daba todo tipo de protección, derechos y asistencia.
Aquel Tratado con el Reino Unido fue rápidamente sucedido por tratados similares suscritos con Estados Unidos (Ley 24.184), y luego Francia, Alemania, España, Holanda, Dinamarca, Suecia, Canada, Australia.


Dolorosa conclusión.
En pocas palabras: los ganadores de la guerra, siempre, siempre, se encargan de asegurar que los vencidos... no intenten "levantarles la mano" otra vez más. Todo tenía un único objetivo, resumido en tres pasos, que llevó al desesperante estado de desprotección y desarme que atraviesa la Argentina:

(1) Que la Argentina siempre se mantendría de rodillas antes sus victoriosos enemigos;
(2) Que la Argentina jamás investigará el origen ilegítimo e ilegal de su enorme Deuda Externa iniciada bajo el régimen ilegal cívico-militar, sino que pagará y pagará década tras década, y
(3) Que la Argentina desmantelaría, desintegraría y destruiría sus fuerzas armadas tanto material como moralmente, de manera de transformar a Argentina en un país total y absolutamente desarmado ante un mundo terriblemente peligroso.

Luego de ese "acuerdo" tan doloroso y dañino para la Nación, llegaron otros ejecutores y partícipes necesarios que terminaron de dar el tiro de gracias a nuestro -ya endeble- estado de seguridad y protección. El plan de debilitamiento de las Fuerzas Armadas argentinas, se coronó con el descrédito a sus integrantes y una caza de brujas que siente sus coletazos -incluso- el día de hoy. ¿Nombrar a sus perpetradores?
La historia se encargará de juzgarlos. Cada uno sabe qué lugar ocupó, también cuando el ex Minsitro de Relaciones Exteriores del curioso Gobierno peronista de Menem, Guido DiTella (sucesor de Cavallo), llegó a decir a viva voz que afortunadamente manteníamos "relaciones carnales" con los Estados Unidos. Lo que omitió decir es ¿quién estaba en cuatro patas, con la ropa interior por los tobillos y mirando contra la pared?...

Mientras escribo estas líneas, 44 almas deambulan por las profundidades del mar, encerradas no sólo en un vetusto submarino perdido, sino también en la celda a la que las ha confinado un país que nunca, en su corta historia, logró aprender debidamente una lección.


Marcelo García







jueves, 10 de agosto de 2017

Artículo sobre el libro "La agente nazi Eva Perón y el tesoro de Hitler" en Culturamas.es

Artículo sobre el libro "La agente nazi Eva Perón y el tesoro de Hitler" (Marcelo García - Sudamericana - 2017) en www.culturamas.es.
Por Juliano Ortíz. 8 de Agosto de 2017.



El título del libro es fuerte y directo. Proponer sin remilgos que la “Abanderada de los humildes”, quizás el mayor ícono femenino de la Argentina haya sido agente del nazismo es, en principio, temerario y muy categórico. Marcelo García, nos explica mediante un trabajo de investigación arduo, sobre cientos de documentos desclasificados del FBI, el posible accionar de Eva Perón y construye una arriesgada tesis en procura de comprender una parte de la historia que todavía tiene consecuencias en nuestros días.

También, por si no fuera poco, el autor, va más allá y propugna una idea que desconcertaría a muchos peronistas. La ambición desmedida de Juan Domingo Perón se dirigió hacia los tesoros del nacionalismo alemán que pretendían escapar a la victoria aliada. García nos dice que Eva podría haber sido la causante de que Perón no pudiera hacerse de esas enormes riquezas.

Bien es sabido, que hubo una gran connivencia entre el gobierno peronista y el régimen nazi, habiéndose encontrado miles de documentos que avalan los testimonios de muchos personajes que estuvieron implicados en la relación Buenos Aires-Berlín. La formación académica militar de Perón dentro de una institución en la que había mayoría de simpatizantes del nacionalismo, sus estadía en Italia y sus viajes por diversas ciudades de Europa, son ejemplos de una construcción lenta pero sin pausa de una relación constante con quienes serían, por un tiempo, dueños del mundo. En Argentina, fueron varios los empresarios y dirigentes alemanes que intentaron hacer negocios con el Estado argentino previendo una supremacía del nazismo en el mundo, y previendo además una hegemonía de Perón en toda Sudamérica.

En un capítulo muy polémico, García da cuenta de un supuesto encuentro entre Evita con Martin Bormann en Europa, sin la autorización de Perón, con el objetivo de negociar que parte del “tesoro nazi” que el presidente Perón había nacionalizado en Argentina, vuelva a manos del delfín del Führer. Es necesario aclarar que la historia oficial habla de la muerte de Bormann en 1945, con cadáver encontrado inclusive. A los fanáticos de la historia paralela o no oficial, esta explicación les resulta insuficiente abonando la idea de un escape de Bormann para terminar sus días en Argentina o Paraguay.

En ese viaje, Evita habría visitado también las entidades bancarias suizas en medio de un secreto que obvio ese detalle, dejando para la “comunicación verdadera”, una visita protocolar por Italia, el Vaticano, España y Francia. ¿Visitó realmente Suiza?, para Marcelo García hay documentación evidente que fue así. Queda en el lector cotejar datos, analizar esta historia, y hurgar en las otras historias que buscan dar una visión fehaciente de lo ocurrido con las más altas figuras del peronismo y los jerarcas nazis.

Con una buena dinámica y exactitud cronología, Marcelo García nos permite vivir un momento histórico que está plagado de luces y sombras, con muchos intereses políticos alrededor que todavía pretenden inclinar el relato según su conveniencia y que rondan como un fantasma los archivos que, de a poco, van dejando de estar vedados al conocimiento público.

Marcelo García nació en Buenos Aires en 1970. Dibujante, ilustrador y diseñador. Actualmente se desempeña como redactor periodístico en el portal Diario26. Volcado a la investigación histórica, dirige y edita HistoriasLadoB.blogspot.com.ar, donde revisa -cuestiona, confirma o corrige- la historia oficial. La agente nazi Eva Perón y el tesoro de Hitler es su primer libro.

Juliano Ortíz


Artículo original:
http://www.culturamas.es/blog/2017/08/08/la-agente-nazi-eva-peron-y-el-tesoro-de-hitler-de-marcelo-garcia/#.WYowiUpgUN4.twitter


jueves, 20 de marzo de 2014

Mi bisabuelo, el voluntario en la Guerra de Cuba

Manuel Agromartín en la Guerra de Cuba, 1898.


A principios de 1898, Manuel Agromartín era uno de los tantos españoles que se ganaba -como podía y lo dejaban- el pan diario de cada día trabajando de sol a sol, deslomándose, a destajo y sin descanso en su España natal. No tenía instrucción el hombre, no tenía estudios cursados, ni títulos, ni nada. Sólo tenía un profundo orgullo por su amada España -esa misma que casi no le había dado nada- y agallas.
Por aquel entonces, para aquellos como él, las oportunidades de ser alguien en la vida venían de la mano de jugadas lanzadas, movidas arriesgadas y -muchas veces- heróicas. Defender los intereses de la Corona Española, estaban dentro de las posibilidades.
Manuel era un tipo simple, sin vueltas y con marcadas convicciones. Si había algo que lo identificaba era -a los hechos me remito- su enorme determinación, su entereza, su arrojo físico y su marcada e inocultable postura antinorteamericana.
En enero de 1898, España se negaba a "venderle" Cuba y Puerto Rico a los Estados Unidos. La potencia americana se había venido arrimando a la zona del Caribe bajo dominio español desde hacía mucho tiempo y sus intenciones de arrebatarle esas colonias de ultramar a la Corona estaban más que claras.
La negativa de España a ceder "por las buenas" motivó -para variar- el envío a Cuba del buque de guerra norteamericano "USS Maine" y de esa intimidante situación al conflicto armado con España, hubo un solo paso.

Imagen publicada en el periódico catalán "Campana de Gràcia". 1898.

El "USS Maine" entrando a La Habana, Cuba. Enero de 1898.


Manuel recibió la noticia de un posible enfrentamiento armado con su corazón acelerado. Entre las ganas y el miedo, lo supo: por fin iba a ser alguien. Y lo fue -aunque no necesitaba cargar un fusil para lograrlo-. Los datos de su partida hacia Cuba están algo borrosos. Posiblemente haya llegado hasta las playas de La Habana en el buque español "Cristóbal Colón", pero lo concreto es que dejó todo atrás, las pocas cosas que tenía, sus afectos, amigos y decidió poner rumbo hacia un lejano destino, cargando un pesado fusil, dispuesto a defender a su patria y a jugarse -como siempre- la vida. Eso mismo es lo que hizo.
Las acciones no se hicieron esperar y el hundimiento del "USS Maine" terminó desatando un conflicto en el que España llevó las de perder. No viene al caso relatar la Guerra de Cuba aquí y ahora, no es esa mi intención. El "Desastre del '98", tal como se lo conoce en España significó la pérdida para la Corona Española de sus colonias en América y Asia. Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam, pasaron a manos de los norteamericanos y Manuel Agromartín regresó finalmente a su querida Patria con las manos y el cargador de su fusil vacíos, pero con el corazón lleno de orgullo y satisfacción.

El "USS Maine" hundido en Cuba por la marina española.

El buque de guerra español "Cristóbal Colón". Cuba, 1898.


Sus pasos lo condujeron un tiempo después, como a tantos de sus compatriotas, a la Argentina de principios del siglo XX. Allí, con las mismas agallas y la misma pasión que había mostrado en Cuba, esquivando balas y exponiendo el pellejo a cada paso que daba, supo abrirse camino. Lo había logrado, finalmente era alguien y esta vez sin un fusil al hombro.
Nunca supo lo que era doblegarse. Ni en España, ni en Cuba, tampoco en la Argentina que lo había recibido. Sus convicciones se mantuvieron intactas hasta el mismísimo instante del último suspiro en Buenos Aires. Siempre que pudo encontró la manera de manifestarse contra "esos yanquis", de putearlos en siete idiomas.
Nunca dejó de protestar. Esas eran, en definitiva, las nuevas -y únicas- balas que aún podía disparar.

Ese ha sido mi bisabuelo. Ese ha sido Manuel Agromartín...


Marcelo García
Historias Lado B


domingo, 11 de marzo de 2012

El abrazo entre Eisenhower y Franco: el aval del "mundo libre" a la dictadura española

El obseno abrazo entre Eisenhower y Franco en la base aérea de Torrejón.

El 21 de diciembre de 1959 quedará por siempre grabado en la memoria como un día en el que el por entonces presidente de Estados Unidos, Dwight D. "Ike" Eisenhower y el dictador español Francisco Franco, se fundieron en un abrazo que dejó perplejos a propios y a extraños. Atrás quedaban el ostracismo y el oprobio de 1945. Para los norteamericanos, defensores de la libertad de los pueblos, poco y nada tuvieron que ver todas y cada una de las acciones de un Franco que supo ser aliado incondicional de Adolf Hitler durante la segunda guerra mundial. El presidente del "mundo libre" llegó a España sin ocultar un entusiasmo tan incomprensible como obseno. "Ike", tras bajar del avión,  se despachó con un discurso que como resumen dejó sus palabras de satisfacción "por cumplir uno de sus sueños. Llegar a España..."

Tras una breve visita que reunió a más de 500 periodistas (entre extranjeros y españoles), 10 autobuses para comitivas, 15 cabinas de transmisión para los medios de comunicación, 110 aparatos telefónicos para comunicar "la buena nueva" al mundo entero, siete líneas para fototelegrafiar, centenares de cámaras de televisión de los medios mundiales y a casi 1 millón y medio de españoles vitoreando el encuentro, el presidente norteamericano y el caudillo dictador español se abrazaron al pie de la escalinata del avión en la base aérea de Torrejón, cerca de Madrid, para sellar lo impensado: el formal apoyo de los Estados Unidos a la más sangrienta y feroz dictadura de la historia española.
Si faltaba alguna otra prueba para demostrar que Francisco Franco se había salido (parcialmente) con la suya, ahora los hechos se encargaban de eliminar la duda: España lograba cambiar el aislamiento al que había sido sometida desde finales de la segunda guerra mundial, por una complicada y dudosa integración al sistema diplomático, militar y (por supuesto) económico de occidente.

No importaba ya si Franco había apoyado a Hitler. No importaba si la nación que dice defender los derechos humanos en cada rincón del planeta hacía la vista gorda ante las atrocidades franquistas de la España de entonces. No importaba nada. Después de todo, al fin y al cabo, los Estados Unidos (de siempre) y la España (de Franco) estaban firmemente unidas por algo: su desbocada y frenética lucha contra el comunismo.

Para España llegaron grandes cambios que difícilmente puedan opacar lo obseno del encuentro: España logró entrar en la Organización mundial de la Salud, la UNESCO y la OIT, entre otras cosas. Rápidamente y tras este aval norteamericano a la dictadura de Franco, España viró bruscamente de una economía agrícola a una decididamente industrial. España también logró su ingreso al Fondo Mundial Internacional, el Banco Mundial y la Organización para la Cooperación Económica Europea y finalmente logró mostrar "orgullosa" al mundo como su tasa de crecimiento anual real llegaba al 7% y cómo ingresaba al círculo "exclusivo" de los países con una renta por habitante superior a 2.000 dólares.
España quedó dividida una vez más (como si ya no lo estuviera). Tristemente dividida, entre los aduladores de las "supuestas mejoras económicas y el atropello al otro" y los españoles que aún soñaban con una patria en donde el respeto, la dignidad humana, la libertad y la unidad real fueran algo posible.

La poco decorosa memoria siempre tan selectiva norteamericana, una vez más exhibida en la máxima expresión. Los planes de eternizarse en el poder ilegítimo que ostentaba, vilmente utilizados como centro de la cáscara que pretendía mostrar un amor incondicional por España por parte de Franco, también elevados a la máxima potencia.
Ese abrazo, obseno y prepotente, entre Eisenhower y Franco, les costó caro a los españoles. Muy caro.

sábado, 3 de marzo de 2012

Heinrich Himmler obsesionado por la búsqueda del Santo Grial en Montserrat

Llegada de Himmler a Barcelona.

Había llegado el 21 de octubre de 1940 y Heinrich Himmler, Jefe de las temibles SS alemanas y Reichsführer, concretó su ansiado viaje a España, Madrid concretamente, para terminar de coordinar la reunión que el día 23 del mismo mes tendrían en la localidad española de Hendaia (zona fronteriza vasco francesa) el mismísimo Adolf Hitler con el Generalísimo Francisco Franco. Ni bien llegó a la estación del norte de la capital española, Himmler tras ser recibido por el ministro español de Asuntos Exteriores, Serrano Suñer, decidió viajar a Barcelona, dejando de lado de alguna manera los asuntos políticos que tanto (también) le importaban.

Llegada de Himmler al aeropuerto del Prat.

Si el día 23 será recordado por la famosa reunión Hitler-Franco, esa misma fecha quedará grabada en la hsitoria como el día en que Himmler llegó al aeropuerto del Prat, siendo recibido de manera marcial y con los símbolos nazis "adornando" cada rincón. El pueblo Prat de Llobegrat, recibe a Himmler también con adornos y honores para darle una bienvenida difícil de olvidar. Los agasajos no se hicieron esperar en el Hotel Ritz aquel 23 de octubre de 1940, pero Himmler tenía la mente en otra parte. El jefe de las esotéricas y feroces SS no estaba allí sólamente para organizar el encuentro entre los dos dictadores europeos del momento. Había llegado hasta esas tierras movilizado por su obsesión por objetos sagrados que, según los nazis de la Ahnenerbe, dotaban de poderes superiores a quienes los poseyeran. El Santo Grial era uno de esos objetos tan preciados y la creencia de Himmler era que estaba escondido precisamente en la montaña de Montserrat (Otros objetos buscados eran el Arca de la Alianza, el Martillo de Wotan, la Lanza de Longinos, etc.).
Hacia allí se dirige finalmente Himmler, acompañado por un séquito integrado por el general Karl Wolf y Günter d'Alquen, como así también por los españoles Miguel Matheu Pla (alcalde de Barcelona); otros militares españoles destacados y miembros de la Falange.

Himmler y su comitiva saludan al monje Andreu Ripoll.

La locura esotérica del nazismo llegó a su momento culminante en aquella oportunidad. Himmler, desesperado por encontrar el Santo Grial, llegó hasta la cumbre de uno de los picos más encumbrados de Montserrat (ubicado ésto a unos 40 kilómetros por ruta desde Barcelona) y luego, al descender hasta la base comenzó una frenética búsqueda del preciado objeto sagrado entre la maleza y los arbustos. Esta versión de los hechos contrasta en cierta manera con otras que indican que Himmler no pudo ser tan grosero e ingenuo al buscar de esa manera algo tan valioso y deseado. Otras fuentes indican que Himmler en realidad "pidió" muy a su manera a los religiosos del convento (Andreu Ripoll a la cabeza) del lugar que lo condujeran hasta las cavernas subterráneas para encontrar al Grial y que los religiosos se negaron rotundamente, provocando la ira y la locura del nazi. A esos lugares sagrados y ocultos, vaya uno a saber por qué, no llegaría jamás. Ni él ni nadie.

Montserrat.

La misión de Himmler en Montserrat no fue un acto alocado y solitario del jefe de las SS. Fue parte de un plan debidamente instrumentado por los nazis y sistemático que incluyó visitas (muchas o la mayoría, de incógnito) a diferentes y distantes lugares del mundo como el Tibet, Brasil y otras partes de América del Sur, como así también diferentes lugares de Europa.
Con las manos absolutamente vacías Himmler regresó al día siguiente a Berlín en un avión militar con una frase salida de una obra de Wagner que no podía quitar de su macabra mente: "En el cielo hay un castillo y su nombre es Montsalvat". (Nota: Montsalvat era Montserrat). Himmler no fue a España a arreglar los detalles de la reunión entre Hitler y Franco. Fue a buscar el Santo Grial...