Mostrando entradas con la etiqueta Historias Lado B. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Historias Lado B. Mostrar todas las entradas

sábado, 21 de mayo de 2016

Un extraño bunker destruído en Bariloche

El "bunker" dinamitado en Villa Tacul.


A orillas del Lago Nahuel Huapi, en una zona conocida como Villa Tacul (muy cerca del famoso Hotel Llao-Llao) a una veintena de kilómetros de la ciudad rionegrina de Bariloche, se las puede ver:  las ruinas de una misteriosa construcción ya demolida hace mucho tiempo. Se llega al lugar no con poco esfuerzo de parte de quien quiera acercarse a conocer esta curiosa edificación dinamitada (curiosamente) por el Ejército Argentino allá lejos y hace tiempo. Vaya uno a saber el por qué de tanto empeño en destruír aquel edificio al que no pocos lugareños solían llamar "bunker"...

Otra vista del "bunker" en Villa Tacul.


Ubicado en un alto promontorio, desde el lugar se divisa gran parte del lago y se puede ver la famosa Isla Victoria. ¿Un puesto de vigilancia? ¿Un refugio seguro? ¿Vigilar a quién? ¿Proteger a quién? La leyenda dice que muchos habitantes de las zonas aledañas asociaban directamente al "bunker" (al que en realidad podríamos llamar "refugio") con las oscuras y variadas actividades de los "alemanes" que supieron darle forma a Bariloche y sus alrededores desde los primeros años del Siglo XX y fundamentalmente los años '40. 
Si bien el edificio ha sido prácticamente destruído por el Ejército, eso no impide observar algo de sus muy gruesos muros de hormigón y las bases de unas imponentes columnas que sin duda habrían hecho de este misterioso lugar un sitio muy seguro, de hecho es muy complicado poder acceder al lugar y no se lo puede observar a simple vista y con facilidad dadas las caraterísticas del lugar y la espesura de la vegetación que lo circunda.

 Mampostería y gruesos muros de concreto caídos.
Entrada improvisada en el presente.
El "bunker" visto en Google Earth.


Pero si el "bunker" llama la atención por su emplazamiento y su ubicación casi "estratégica", no deja de llamar la atención (también) que el mismo nunca haya sido debidamente registrado en el Catastro Municipal de Bariloche. O sea: este edificio... nunca existió o simplemente alguien se encargó de que pase lo más desapercibido posible (cosa que se ha logrado de manera efectiva). No se conocen datos sobre su construcción, planos  de la obra, propietarios originales y quienes se han encargado de construírlo y sus motivos, pero lo concreto y nada fantasioso es que muy seguramente haya formado parte de la muy vasta red de diferentes refugios que los "alemanes" que coparon Bariloche y las cercanías se habían encargado de levantar como parte de sus trabajos de relevamiento de los terrenos con fines de espionaje en los días previos a la segunda guerra mundial y durante el conflicto bélico. No se descarta tampoco que el "bunker" haya sido el refugio en una zona casi inexpugnable para darle protección vaya uno a saber qué "personaje importante"...
Para corroborar eso están los refugios construídos por el Club Andino Bariloche en diferentes puntos neurálgicos de la zona y que aún hoy en día se siguen utilizando por los varios centros de esquí.
Mientras el tiempo pasa y las conclusiones concretas no llegan, la leyenda se agiganta y las historias sobre la presencia en el lugar de un personaje llegado a estas tierras desde la lejana Berlín no dejan de circular...

Interior del bunker.

Finalmente, un dato más: Ana María Dominic Takul, lideresa de la comunidad mapuche "Tacul Chewque" que hace un tiempo logró recuperar la tierra de sus ancestros que había sido tomada por visitantes alemanes, relató que el bunker fue construído en 1946 (coincidentemente con la llegada de Juan Domingo Perón a la presidencia de la Argentina) y que el ejército argentino lo dinamitó una vez tomado el poder por la "Revolución Libertadora" en 1955. ¿Coincidencias? ¿las vueltas de la vida?... se verá.

Otra vista del interior del bunker nazi en Villa Tacul.


martes, 10 de mayo de 2016

Aero Club de Planeadores "Cóndor": Banderas Nazis en la Patagonia de Argentina

Pioneros de la aviación sin motor en el sur de la Patagonia de Argentina y sus banderas nazis orgullosamente enarboladas al viento.



Un poco de historia.
El “Aero Club de Planeadores Cóndor” inició sus vuelos el 3 de diciembre de 1934 desde un campo perteneciente a la empresa petrolera Astra, a las afueras de la ciudad de Comodoro Rivadavia, en la provincia patagónica de Chubut, al sur de la Argentina.
Si bien se desconoce la fecha exacta de la inauguración oficial del club, sí se sabe que desde 1931 un grupo de vecinos de Comodoro Rivadavia, inspirados por las noticias que les llegaban desde la lejana Alemania sobre máquinas voladoras sin motor, se encargó de darle vida al "Club de Planeadores Rosales" (por el pueblo cercano de Manantial Rosales), nombre que poco después cambiaron por el de "Aero Club de Planeadores Cóndor" con el que seguiría siendo conocido incluso hasta nuestros días.
Algunos de los pioneros que formaron el club fueron Casimiro Szlapelis y el aviador Próspero Palazzo, un piloto de la Aeroposta Argentina; en tanto que el primer planeador que utilizaron fue un viejo Kassel 12A que prestó servicio durante varios años volando desde un terreno poco preparado para esas actividades en la zona conocida por los lugareños como el kilómetro 9.




Apenas iniciadas las actividades aeronáuticas se incorporó al club don Francisco Allesch, un austríaco nacido en Viena y empleado de la petrolera Astra (fuertemente inyectada de intereres alemanes en la zona), quien fue titular de la licencia de planeador n° 2 otorgada en la Argentina y gracias a quien los entusiastas aviadores pudieron disponer de un campo mucho más apropiado para los vuelos, un lugar que -justamente- era propiedad de la mencionada Astra.
Así fue que el club retomó sus actividades desde el campo del kilómetro 20, el 3 de diciembre de 1934, con un vuelo (a cargo de Allesch) que duró apenas unos pocos segundos pero que para todos fue un verdadero hito y resultó ser verdaderamente importante.

Fue así que don Francisco Allesch plantó la bandera de la pasión por los vuelos sin motor en la Patagonia, aunque la imaginaria enseña flameaba también -vale decirlo- junto a la de la Cruz Esvástica Nazi...


Marcelo García
Historias Lado B



 Referencia: http://www.planeadorescondor.com.ar/institucional/historia/


miércoles, 4 de mayo de 2016

La batalla por el Castillo de Itter y la histórica jornada en que Aliados y Alemanes pelearon en el mismo bando

¿Es posible que el ejército norteamericano y la Wehrmacht alemana hayan participado de una batalla de la Segunda Guerra Mundial como... aliados? La respuesta y la situación dada, seguramente, te llegará a sorprender y -por supuesto- a interesar. Enterate cómo fue uno de los más extraños y no tan difundidos episodios de la mayor contienda bélica que enfrentó la humanidad.

 El Castillo de Itter.


La batalla se libró el 5 de mayo de 1945, justo cinco días después de que Hitler (siempre de acuerdo a la historia oficial) se suicidase en su bunker berlinés, y dos días antes de que el Alto Mando Alemán se rindiera incondicionalmente en Reims, Francia (no obstante, algunos restos del Ejército Centro Alemán seguirían resistiendo hasta el 11 y el 12 mayo). En una apartada colina cerca de Itter, en Austria, se encontraba el castillo medieval bautizado con el mismo nombre. Y sería en la defensa de este castillo donde por primera (y probablemente única) vez en su historia el ejército de los Estados Unidos se encontró defendiendo un castillo medieval. Pero no sólo eso. No es esa precisamente la gran particularidad. Es que en esa oportunidad, el ejército norteamericano contó con la ayuda de prisioneros franceses, miembros de la resistencia austríaca y lo que es más extraño todavía, de soldados alemanes de la mismísima Wehrmacht.

Por el bando de los norteamericanos participaron el 23º Batallón Blindado de la 12ª División bajo el mando del teniente John C. Lee Jr. Los 14 prisioneros eran grandes personalidades, políticos, miembros de la resistencia, sindicalistas e incluso deportistas, encarcelados allí por los nazis tras la invasión de Francia de 1940. Allí estaban los antiguos primeros ministros Edouard Daladier y Paul Reynaud, la hermana mayor de Charles de Gaulle, y el jugador de tenis Jean Borotra, entre otros destacados. Lo curioso del caso es que a su ayuda acudieron soldados antinazis del ejército alemán (quienes posiblemente viendo lo que se avecinaba, decidieron cambiar de bando).
¿Pero contra quién luchaban entonces esos soldados? El "enemigo" era en este caso nada menos que la 17ª División de Granaderos Panzer de las Waffen-SS. El desarrollo de los acontecimientos parece -sin exagerar en lo más mínimo- sacado de una película de Hollywood.

Todo comenzó el 2 de mayo, cuando en el castillo se suicidaba el último comandante de Dachau, Eduard Weiter. Al día siguiente Zvonimir Cuckovic, uno de los prisioneros en el castillo, miembro de la resistencia comunista yugoslava, consiguió escapar llevando un mensaje del comandante de la prisión. Con él llevaba una misiva escrita en inglés que debía entregar al primer americano que lograra encontrar. Se dirigió a Innsbruck, que está a unos 64 kilómetros de allí y esa misma tarde llegó a las afueras de la ciudad donde se encuentró con la avanzadilla de la 103ª División de Infantería norteamericana, informando sobre la existencia del castillo y también de los prisioneros. El 4 de mayo y viendo que Cuckovic no regresaba, el comandante de la prisión Sebastian Wimmer decidió abandonar el castillo seguido de sus hombres de las SS pero los prisioneros lograron tomar el control como así también las armas dejadas por los nazis. El prisionero checo Andreas Krobot llegó hasta la localidad de Wörgl (abandonada por la Wehrmacht pero reocupada por las SS) y contactó finalmente con la resistencia austríaca. Así, logra ver al mayor Josef Gangl, comandante de lo que queda de una unidad de la Wehrmacht que, desobedeciendo las órdenes de retirada, se une -inesperadamente- a la resistencia.

El Capitán Lee y el Mayor Gangl.


Gangl y sus hombres defendieron a los austríacos de las posibles represalias de las fuerzas de las SS, y así se movilizaron calle por calle, puerta a puerta, además de conseguir llegar hasta la pequeña unidad de 4 tanques Sherman, del 23º Batallón Blindado comandado por el capitán Lee que se encontraba estacionado en Kufstein, unos 13 kilómetros al norte de allí, con una gran bandera blanca en busca de ayuda. Lee obtuvo el permiso del cuartel general para acudir en misión de rescate en ayuda de Gangl y lo hace con sólo 14 hombresa su disposición y un tanque que se suman a Gangl y sus diez soldados de artillería alemanes. Una auténtica aventura que podría llevarlos al desastre. A mitad de camino se enfrentaron a un grupo de las SS a las cuales terminaron derrotando. Una vez en el castillo cayeron en la cuenta de que los franceses han organizado la defensa liderados por un oficial de las Waffen-SS que se ha quedado para ayudarles. Lee colocó su tanque Besotten Jenny bloqueando la entrada principal, y a sus hombres en posiciones claramente defensivas, pero a pesar de que ordenó a los prisioneros franceses ocultarse, estos se sumaron valientemente a la defensa. En la mañana del 5 de mayo llegó el ataque de las Waffen-SS con una fuerza de entre 100 y 150 hombres (la defensa consistía en 25 soldados más los prisioneros franceses).

El general francés Maxime Weygand (a la derecha) y su esposa abandonando el castillo el 5 de mayo de 1945.



Al llegar la tarde las cosas no iban demasiado bien para los defensores, que habían visto como las SS destruían el tanque. Por fortuna para las 4 de la tarde llegaron los refuerzos del 142º Regimiento de Infantería, que consiguió reducir a los atancantes y hacer más de 100 prisioneros nazis. Gangl murió durante el combate a manos de un francotirador, fue nombrado héroe nacional en Austria e incluso le dedicaron una calle en Wörgl colocándole su nombre.
Esta batalla está considerada la más extraña de toda la Segunda Guerra Mundial, ya que es la única en que soldados aliados y alemanes lucharon juntos contra un enemigo común. Tal vez haya sido, incluso, la fuente de inspiración que luego daría lugar a la famosa película "La Fortaleza" dirigida en 1969 por Sydney Pollack.



Artículo original: http://www.labrujulaverde.com/2015/12/cuando-aliados-y-alemanes-lucharon-juntos-en-la-segunda-guerra-mundial-la-batalla-del-castillo-itter


lunes, 2 de mayo de 2016

El banco de Hitler en la Patagonia

Solitario, entre la tranquera y el poste de luz: el banco de Hitler. (Foto: Marcelo García / Historias Lado B)


Viajar hacia el sur argentino recorriendo la interminable Ruta 3 implica adentrarse en un paisaje de ensueños que -además de ser muy bello- llama la atención por su galopante monotonía y una creciente sensación de soledad. Quienes hacen el recorrido sienten que, de alguna manera, esos lejanos parajes no invitan a otra cosa que no sea mirar el extenso y bellísimo mar; pero sin embargo; el camino costero es en sí mismo el misterioso escenario en donde conviven perfectamente la leyenda y la curiosidad.
Una vez traspasado el límite entre las provincias patagónicas de Chubut y Santa Cruz, transitando unos 10 kilómetros en dirección a Caleta Olivia (la próxima "gran" ciudad que encontraremos en el camino) puede verse un terreno ondulado que antecede -y en parte oculta- la tranquera de la Estancia Fratzscher, un viejo establecimiento que en los años '40 perteneció a un pionero alemán llamado Magnus Fratzscher.

Hoy en día (para quienes nos paramos frente a la historia oficial con una mirada decididamente crítica) es relativamente sencillo establecer relaciones y trazar paralelismos entre las muchísimas viejas propiedades alemanas de la zona y los intereses que -una vez llegado Hitler al poder- pasaron a responder directamente a los designios del III Reich, sin embargo por aquellos años ni bien finalizada la Segunda Guerra Mundial, eso no era tan así.
De todos modos, a finales de 1945 y por más que esas ventosas y desoladas playas sureñas estuvieran ubicadas en el mismísimo "culo del mundo", no fueron pocos los que en más de una oportunidad creyeron ver a alguien muy famoso merodeando las costas como si se tratara de un simple vaqueano más. Lo curioso del caso es que la práctica mayoría de quienes aseguraban haberlo visto, coincidían en afirmar que ese hombre no era otro más que Adolf Hitler, el Führer alemán, quien solía sentarse en un banco de madera ubicado frente al mar.

De acuerdo a esos comentarios vestidos de leyenda, podría pensarse que los ojos celeste profundo del exiliado líder nzi se fundían cada amanecer con las azuladas extensiones inconmensurables del mismo Océano Atlántico que poco tiempo antes se había animado a cruzar, repitiendo con melancólico hastío, cada día, su silencioso y solitario ritual.
Actualmente, ese banco sigue estando allí, solitario a unos 100 metros de la costa junto a la tranquera que aún franquea o habilita el paso hacia la intrigante propiedad. Quienes niegan esta historia, defienden a capa y espada la versión que indica que quien sentaba allí era en realidad un tal Alejandro Schicorra, vecino de la zona que tenía un asombroso parecido a Hitler y que trabajaba en la importante planta de la firma Astra, curiosamente inyectada con fuerte capital alemán.
De todos modos, es más que probable (estoy entre los que piensan así) que Schicorra fuera parte del plan de quienes colaboraban con el escape del Führer para rebatir los comentarios de no pocos sorprendidos que podrían llegar a dar testimonio de avistajes de Hitler o incluso para dejar sin argumentos a quienes creían que, en efecto, Hitler no se había suicidado en Berlín. 

Pero pese a los sostenidos intentos por confundir o despistar, ese mismo banco de madera es llamado y conocido por todos los vecinos de la zona como "el banco de Hitler", un lugar de reposo y descanso que nadie, nunca jamás, se atrevió siquiera a tocar...

Marcelo D. García
Historias Lado B


Más fotos y ubicación del "banco de Hitler" en la provincia de Santa Cruz, Argentina).
Viajando hacia el sur por la Ruta 3 sobre el margen derecho de la misma, a unos 100 metros de la costa. Latitud: -46°19'52.07" y Longitud: -67°35'27.97".

El misterioso banco en medio de la nada.

La entrada a la Estancia Fratzscher en Santa Cruz en una toma más amplia y vista desde la ruta 3.
(Foto: Marcelo García / Historias Lado B)
Tomas aéreas de la zona a unos kilómetros hacia el norte de Caleta Olivia en Santa Cruz.
(Foto: Marcelo García / Historias Lado B)



Ver también:
El misterioso Alejandro Schicorra: un doble de Adolf Hitler en la Patagonia para despistar

La misteriosa visita de Adolf Hitler al "Edén Hotel"




domingo, 3 de abril de 2016

Heini, el lanchero nazi del Río Paraná


En 1941 comenzó a sesionar en el ámbito del Congreso Nacional, la "Comisión Investigadora Parlamentaria de Actividades Antiargentinas", integrada por un grupo de valientes legisladores (encabezados por el tan arteramente desacreditado Silvano Santander) que decidieron tomar el toro por las astas en una turbulenta Argentina que -desde mucho tiempo antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial- se aferraba a una  neutralidad que era en realidad la efectiva cubierta de una postura decididamente favorable a las políticas e intereses de la Alemania nazi del III Reich en el país.
Muchos fueron los descubrimientos de la mencionada comisión parlamentaria, muchísimas las personas implicadas en actos de traición a la Patria y en acciones de espionaje a favor de las potencias del Eje y tantísimas más las ollas destapadas.
De hecho, gracias a las maratónicas sesiones y los completísimos informes que de su seno salían, fue que pudo saberse sobre insospechados personajes de peso que buscaban hacer de la Argentina de entonces la nueva colonia alemana de ultramar, en tanto que también se encargaban de sacar los trapitos al sol de otros protagonistas de menor jerarquía que -de todos modos- nunca dejaron de ser observados.
Los documentos que hablan sobre los verdaderos peces gordos de la organización nazi que contaba con valiosos cómplices y colaboradores del ámbito local quedarán para otra oportunidad, pero en este caso veremos a un curioso personaje que algunos podían ver navegando como si nada por las tranquilas aguas del Río Paraná.

La imagen pertenece a uno de los tantos informes de la mencionada "Comisión Investigadora Parlamentaria de Actividades Antiargentinas" y muestra a un alemán identificado simplemente con el apellido de Heini que se ganaba la vida (al menos oficialmente) como lanchero, un tipo campechano con cara de bonachón.
Lo curioso es que mientras algunos de sus colegas argentinos lucían orgullosos banderines de alguno de los teams del fútbol local, Heini -en cambio- colgaba en la ventana de su pequeña embarcación de madera a motor uno con la Cruz Esvástica Nazi.
Heini (vaya uno a saber con qué gardo de responsabilidades) era otro de los tantos personajes que muy posiblemente fueran operadores y agentes encubiertos integrantes de la Quinta Columna alemana en el exterior.


Marcelo D. García
Historias Lado B 



Fuente de consulta:

jueves, 24 de marzo de 2016

Documento estadounidense revela complicidad de líderes sindicales argentinos con la Dictadura



A 40 años del sangriento golpe militar en la Argentina llevado a cabo el 24 de marzo de 1976, las heridas aún siguen abiertas y en ésto -también- tiene mucho que ver la memoria selectiva y una verdad tergiversada con tufo a saña y doble intencionalidad.
De un lado la criminalidad de quienes se pasaron la Constitución Nacional por el culo haciendo uso y abuso del aparato estatal como herramienta de desmedida represión ilegal; del otro bando los que infundían terror a diestra y siniestra con fines sediciosos (que lo expliquen de otra manera, si no) desde incluso antes de la llegada del gobierno militar y en el medio de todo (siempre al margen del pobre ciudadano común) los cómplices silenciosos que se atrevieron  a ponerse descaradamente la ropa de abnegados resistentes.
Tal el caso de muchos dirigentes sindicales argentinos que hoy se llenan la boca hablando de una valentía que jamás supieron demostrar.

Y para muestra vale un botón, ya que la historia (hay que decirlo) ha sido al menos en este caso muy diferente de como nos la han contado en realidad.
A continuación, el detalle de un documento desclasificado (que expongo completo al final de este post) de la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires, fechado el 29 de marzo de 1976, en donde se informa al Departamento de Estado en Washington sobre la colaboración de los líderes sindicales con la nueva dictadura militar.
De las siete páginas de este dossier (uno de los más reveladores del embajador Robert Hill poniendo a sus superiores al tanto de la nueva situación) se recortan dos líneas que desnudan una "resistencia" que -finalmente- nunca jamás fue tal.
"Many labor leadres have made their peace with the military and are willing to cooperate" (Muchos líderes sindicales hicieron las paces con los militares y están dispuestos a colaborar).
Ni militares ni norteamericanos podían haberlo hecho solos: complicidad.
Más clarito, agréguele agua.
Memoria y nunca más.



La historia del documento: noche y niebla en la Argentina.
Cuarenta y ocho horas después del golpe militar –y tras el informe preliminar enviado desde la embajada en Buenos Aires- se llevó a cabo en Washington una reunión clave en la que William Rogers –Secretario Asistente para Asuntos Hemisféricos- informó personalmente al Secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger y a otros altos funcionarios sobre la situación en la Argentina, oportunidad en la que fue muy preciso al comentar que la Junta Militar haría todos los esfuerzos necesarios para implicar directamente a los Estados Unidos en el proceso recién iniciado pero buscando que la ayuda y el apoyo se dieran, fundamentalmente, en el plano financiero. 
En la reunión Rogers trató de pisar el freno –o al menos poner paños fríos- al creciente interés de Kissinger por dar tal colaboración, advirtiéndole que si bien era partidario del apoyo que los Estados Unidos deberían dar al golpe, al mismo tiempo habría que cuidar las formas y preservar la imagen sobre todo ante la desconfiada mirada internacional ya que –según expresaba- "es esperable una fuerte represión”, agregando que “probablemente corra mucha sangre en la Argentina pronto. Creo que van a tener que entrarle fuerte no sólo a los terroristas sino también a los disidentes de los sindicatos y sus partidos. Pienso pues que el asunto es que no debemos -en este momento- apurarnos a dar una acogida a este régimen, que de aquí a seis meses será considerablemente menos popular con la prensa”

Kissinger, lejos de plegarse a la postura apaciguadora de Rogers sostuvo que la cuestión argentina era inhertente a los más importantes intereses de los norteamericanos, insistiendo en que “si van a tener (la Junta) alguna oportunidad, van a necesitar ser alentados de nuestra parte (…) porque yo quiero alentarles. No quiero hacerles sentir que están siendo hostigados por los Estados Unidos”, no obstante lo cual, tanto Kissinger como Rogers acordaron dar un encubierto y discreto –pero firme- apoyo de parte de los Estados Unidos, al mismo tiempo que enviaban expresas directivas al embajador Hill para que –pese a un momentáneo y prudente silencio oficial norteamericano- expresara claramente a los golpistas la decisión adoptada manteniéndose en esa postura expectante hasta que los jefes de la Junta terminaran de designar a todos y cada uno de los ministros del nuevo gabinete de facto, pero aguardando con particular expectativa el nombramiento del Ministro de Relaciones Exteriores; un puesto que para las futuras relaciones bilaterales y las negociaciones prontas a entablarse era absolutamente clave, vital y fundamental. 
A propósito de esta designación, en el documento que reproduce los detalles del encuentro entre Kissinger, funcionarios del Departamento de Estado y Rogers; éste último hace referencia a un “fellow” (amigo) al que identifica como Litella (textual del documento) con quien dijo haber trabajado con anterioridad de un modo muy productivo; nombre que luego fue tachado y reemplazado por el de un tal Vanele en el mismo paper. Pero ni uno ni otro fueron finalmente designados para el puesto de Canciller, siendo el elegido –a partir del 30 de marzo- el Contralmirante César Guzzetti, quien rápidamente sabría entablar buenas y cercanas relaciones con Kissinger. 

Sin embargo, pese a la demora en esa designación, el gobierno norteamericano movió la primera ficha y –el 27 de marzo de 1976- el FMI (Fondo Monetario Internacional) hacía sentir la “ayuda de su mano protectora” aprobando en tiempo récord un crédito de 127 millones de dólares destinados al primer financiamiento de la Junta Militar. Tras el encubierto entusiasmo traducido en el apresurado desembolso de semejante millonada, apenas dos días después el embajador Hill se encargaría de allanar aún más el camino de los golpistas informando a las autoridades del Departamento de Estado norteamericano a través de un telegrama extremadamente optimista (también remitido a las representaciones diplomáticas estadounidenses en Asunción, Brasilia, Caracas, La Paz, Lima, Ciudad de México, Montevideo y Santiago) que, a pesar de ser demasiado temprano para hacer certeras predicciones sobre la suerte futura del nuevo gobierno militar, al menos se estaba en perfectas condiciones de asegurar que Videla se encontraba en una inmejorable posición que le permitía mantener a raya a los partidarios de la “línea dura” asegurando al mismo tiempo que “(...) el golpe puede ser ahora definitivamente considerado como moderado (...) no han atacado al peronismo ni a ningún otro partido. Han arrestado a algunos altos funcionarios como Raúl Lastiri, Julio González y Carlos Menem a los que se cree culpables de malversación y abuso de poder (...) pero es claro que no han hecho arrestos masivos. Nadie ha sido puesto contra un paredón (....) La mayoría de los diputados, gobernadores y funcionarios depuestos han sido simplemente enviados a sus casas (...) La actividad política ha sido suspendida temporalmente y los partidos tienen que quitar sus carteles de los locales. Sus organizaciones están intactas y varias de las fuentes de la embajada en los partidos han expresado su esperanza de que se permita volver a cierta actividad política en no más de seis meses (...) Antes del golpe se temía que los militares duros se excedieran en sus órdenes y arbitrariamente asesinaran o arrestaran a sindicalistas, peronistas o izquierdistas que les disgustaran, pero no ha sucedido (...) Muchos líderes sindicales han hecho las paces con los militares y desean colaborar" . 

Hill, entre tanto, concluía diciendo que "este es probablemente el mejor ejecutado y el más civilizado de los golpes en la historia de Argentina. Ha sido único en otros aspectos también. Los Estados Unidos no han sido acusados de estar detrás del mismo, excepto por Nuestra Palabra, el órgano del PCA (Partido Comunista Argentina) (...) Los Estados Unidos, por supuesto, no deben ser identificados muy estrechamente con la Junta pero -en tanto que el nuevo gobierno pueda mantener la línea moderada- el gobierno de Estados Unidos debe alentarlo examinando con ojos positivos cualquier petición de asistencia."

En el telegrama a sus superiores Hill también dejó en claro que los propósitos fundamentales expresados por Videla eran claramente dos. En primer lugar, lograr el completo control de los “Halcones” del ejército partidarios de poner en práctica medidas represivas violentas y extremas y, en segundo término (aunque Hill sostenía que era prioridad de Videla), exterminar a la guerrilla armada definitivamente. Según los informes de situación con los que contaban los norteamericanos, Videla se las arreglaba perfectamente para contener a los simpatizantes de la “mano dura” cosa que le permitía concentrar todo su esfuerzo en redadas y operativos que habían derivado –en muy pocas jornadas después de iniciada la aventura golpista- en la captura y detención de varios jefes guerrilleros. Pese a esas primeras acciones del gobierno, sostenía Hill que la insurgencia armada proseguiría con su plan de “pegar y escapar” tal como quedaba evidenciado con el atentado perpetrado contra un comisario de la policía federal durante esa misma jornada, tras lo cual se sospechaba que los grupos guerrilleros pasarían a una etapa marcada por una tensa espera con la esperanza de que la opinión pública nacional (y posiblemente la del exterior) se volvieran favorables a su causa si era que finalmente los militares se decantaban por implementar un sistema de fuerte y violenta represión contra ellos.

La recomendación de Hill a Washington era que –llegado a esa instancia- el gobierno norteamericano sabría positivamente que había llegado “la hora de actuar”, con lo cual estaba diciendo que la administración de Gerald Ford debería salir en inocultable defensa del gobierno militar. De todos modos, los crecientes problemas con la guerrilla armada no eran los únicos a los que se enfrentaba la Junta, algo de lo que estaban debidamente advertidos y al tanto los norteamericanos. Así, Hill mencionó en su telegrama del 29 de marzo que los contactos de la embajada con el designado ministro de Economía, José Alfredo Martínez de Hoz, habían sido informados de la grave situación económica con la que se había encontrado la Junta militar. Los norteamericanos, entre tanto, aún aguardaban la presentación de un plan que los convenciera y fuese favorable a sus propios intereses, cosa que fue prometida por el propio Martínez de Hoz. 
Al respecto, también decía Hill que “lo alentador (para los Estados Unidos) además de la conducta del gobierno en sí mismo, ha sido la reacción popular. La mayoría de los argentinos se han alegrado de liberarse del patéticamente incompetente gobierno de la señora de Perón, pero no han salido a las calles ni a aplaudir a los militares ni a abuchear a los Peronistas. Ellos aprueban lo hecho por las Fuerzas Armadas pero, sin embargo, mantienen sus saludables reservas del caso. Se han visto muchos otros gobiernos militares que han comenzado auspiciosamente y luego se han quedado en el camino. Los argentinos esperan que las cosas sean distintas esta vez y dan su apoyo. Pero nadie espera milagros y éste es uno de los más maduros fenómenos que genera este gobierno”

La particular exaltación de “madurez política” de los argentinos (civiles y militares) expresada por Hill, no dejaba de poner la mirada –sin embargo- en lo que sucedía con los trabajadores y los gremios, indicando que, como extraño fenómeno, para el día 25 de marzo (un día después de concretado el golpe) el ausentismo laboral era prácticamente inexistente dado que los dirigentes sindicales (años después embanderados con la supuesta lucha militante contra la Dictadura) “hicieron las paces con los militares y están dispuestos a colaborar” (textual del documento de Hill). 
Por supuesto que también haría referencia a algunas pocas detenciones de gremialistas advirtiendo además que si bien la CGT había sido intervenida, la práctica mayoría de los gremios funcionaba con relativa normalidad pese a lo cual muy posiblemente pronto se darían protestas una vez que el equipo económico presentara su plan de ajuste y austeridad acordado en consonancia con norteamericanos. Sin embargo, no sería necesario presionar demasiado al presidente Gerald Ford para que diera una nueva muestra de velado apoyo estadounidense a la Dictadura argentina: a principios de Abril, el Congreso de los Estados Unidos –dada la presión ejercida por el primer mandatario y su Secretario de Estado, Henry Kissinger- aprobaba una partida de 50 millones de dólares destinada a asistencia militar para los militares que copaban el poder de facto y se aprestaban a desatar una guerra sin precedentes contra la guerrilla armada de izquierda en la Argentina. 

La ayuda también encontraba sus motivaciones en las promesas mediante las cuales el presidente de facto argentino se comprometía a resolver los numerosos inconvenientes a los que se veían enfrentadas varias firmas norteamericanas como Exxon, Chase Manhattan Bank y Standard Electric entre otras, además de involucrarse personalmente en llevar adelante las gestiones que permitieran crear las mejores condiciones para nuevas inversiones de capitales estadounidenses en el país. Pero había más todavía, ya que Hill insistía en la imperiosa necesidad de procurar el apoyo que llevara al éxito de la gestión de Videla dado que, en caso contrario, la izquierda encontraría los huecos por donde colarse para infectar nuevamente a la sociedad argentina, algo claramente contrario a los intereses norteamericanos, para culminar su paper -sin pelos en la lengua y sin medias tintas- sugiriéndole a Kissinger que “debemos –a medida que se afianza la línea moderada del gobierno de Videla- mirar con simpatía cualquier pedido de asistencia directa que nos haga”

El resto es historia tristemente conocida.
Marcelo D. García
Historias Lado B



A continuación podés ver el documento desclasificado completo firmado por el embajador norteamericano Robert Hill bajo el título de "Videla's moderate line prevails" (Prevalece la línea moderada de Videla).
(Hacé click en las imágenes para verlas en tamaño grande)







A 40 años del último golpe militar en la Argentina: Nunca más

Que cada uno, al que le toque, se haga responsable. Aprendamos la lección y recordemos para siempre el 24 de marzo de 1976 para que una tragedia semejante no se repita nunca más en la Argentina.






jueves, 3 de marzo de 2016

Adhesiones argentinas a Hitler desde la "Deutsch Österreichische Vereinigung in Sudamerika"

Acto en el Luna Park de Buenos Aires celebrando el Anchluss en 1938.

Podían estar a la vuelta misma de la esquina, ser esos buenos vecinos a los que cualquiera saludaba en el barrio sin advertir en ellos nada en especial. Podían ser compañeros de trabajo, conocidos de conocidos, amigos, personas que incluso uno desearía llegar a conocer, gente común y corriente a los que se le podía estrechar la mano y compartir una charla -cafecito mediante- acomodados en la mesa de un bar. 
Podían ser maestros, doctores, carniceros, pintores o lo que uno pudiera llegar a imaginar. Podían ser madrazas y mujeres abnegadas encargándose del hogar familiar. Podían ser caballeros que gastaban la suela de sus zapatos sobre las mismas aceras de Buenos Aires y se quitaban el sombrero respetando el paso de las bellas damas del lugar. Sin embargo entre ellos compartían una manera de vivir, un pensamiento particular y -en cierta medida- un modo de ver las cosas que no siempre pusieron a la vista de los demás.

Podían ser los mismos que pasaron obediente y orgullosamente por la "Deutsch Österreichische Vereinigung in Sudamerika"  (Unión Austro-Alemana en Sudamérica) con sede en Buenos Aires para dejar estampada su firma apoyando el "Anchluss"  (la invasión de la Alemania nazi de Hitler a Austria) que tuvo lugar el 12 de mayo de 1938. Bajo el lema de "un pueblo, un Reich, un líder", no dudaron ni un instante en enviarle su apoyo incondicional al Führer, para que supiera que en estos confines del mundo tenía mucho más apoyo del que muchos pudieran siquiera llegar a sospechar.
Basta con ver la dirección de sus domicilios para comprender que, efectivamente, eran como cualquier otro hijo de vecino porteño más...

El 10 de abril de 1938, el multitudinario acto celebrado en el estadio "Luna Park" de Buenos Aires, le demostraría a propios y a extraños que los nazis también eran capaces de reunirse de manera masiva fuera de sus expandidas fronteras (de hecho fue la mayor reunón Nacionalsocialista  fuera de Alemania en toda la historia), con 15.000 brazos derechos en alto para darle el sí al mismísimo Adolf Hitler desde la lejana capital de la siempre amigable Argentina.

Marcelo D. García
Historias Lado B



Libro de la Unión Austro-Alemana en Sudamérica con adhesiones 
de argentinos de orígen austríacos apoyando la invasión nazi a Austria. Mayo de 1938.
(Hacer click sobre la imagen para agrandarla)




Colegio Pestalozzi: símbolo de la resistencia contra el nazismo en la Argentina.

Parte 1:
La llegada de inmigrantes alemanes a la Argentina promovió desde sus inicios el establecimiento de muchas instituciones educativas de cultura alemana.
El expansionismo de la política nazi de Alemania sobre las colonias de ciudadanos alemanes en el extranjero, pretendiendo que respondieran a las determinaciones y designios de las autoridades nazis del Tercer Reich en todo sentido, hasta en las escuelas, provocó la resistencia de sus miembros democráticos y librepensadores, que no querían esa educación para sus hijos.  Esta reacción se intensificó con la llegada de inmigrantes germanoparlantes perseguidos por sus ideas políticas y/o religiosas.
Sin embargo, hay una prestigiosa institución que sobresale notablemente del resto por haber mantenido su clara postura en defensa de la libertad, el pluralismo, el encuentro de culturas y la dignidad desde su fundación en ese contexto: El "Colegio Pestalozzi" de Buenos Aires.  
"Historias Lado B" ha entrevistado al Licenciado Roberto Hübscher, exalumno y actual encargado del archivo histórico del "Colegio Pestalozzi", quien en esta primera parte cuenta la rica historia de la institución y su lucha contra los embates totalitarios de la Alemania y la Argentina de aquellos años.


Licenciado Roberto Hübscher (2007). Hübscher a la izquierda de la docente Hilde Davidsohn y alumnos de Kinder del Colegio Pestalozzi, 1939. Edificio del colegio (1939).


Historias Lado B: La historia de la Asociación Cultural Pestalozzi está directamente ligada a una postura clara contra los embates del nazismo en la Argentina. Desde el momento de su fundación el 1 de marzo de 1934, la institución se destacó como firme defensora de la libertad y el humanismo, la responsabilidad social, el encuentro de culturas y fundamentalmente la dignidad de las personas sin distinciones ni sectarismos. Cabe recordar que en 1934 las condiciones políticas y sociales en la Argentina, avalaban de alguna manera la presencia y el accionar de adherentes al partido Nacional Socialista de Alemania en nuestro país, por lo cual no debía ser sencillo tratar de abrirse camino con una institución como ésta en una sociedad empapada de movimientos sectarios y fuertemente marcada por un ideario totalitario.

Roberto Hübscher: La profesionalización del Ejército Argentino, que había comenzado en 1900, renovó sus vínculos militares con Alemania en 1921, cuando se volvió a contratar el asesoramiento de una comisión militar germana. Robert Potash recuerda que no pasó mucho tiempo hasta que volviera a imponerse el viejo esquema alemán en la Academia de Guerra: ya el director como cuatro de sus diez profesores eran oficiales alemanes. La"universalidad del fascismo", proclamada por Mussolini en 1933, comenzó a aportar sus ideas sobre el "nuevo orden" y el "renacimiento latino" a los sectores nacionalistas de la clase alta argentina. En Poder militar y sociedad política en Argentina, Alain Rouquié completa el cuadro: "El arribo de los nazis al poder en 1933 –escribe– el éxito de las políticas expansivas en Etiopía y Renania en 1936, el levantamiento franquista en España y la firma del Pacto Anti Komintern, a fines de noviembre de ese año, fueron otros acontecimientos que respaldaron a los partidarios de ideas antidemocráticas".(1)
Las primeras agrupaciones nacionalsocialistas se formaron en Paraguay (1929), Suiza (1930) y Estados Unidos (1930).
Reconocidos por Alemania, a través de la División antes mencionada, figuran en primer lugar el grupo nacionalsocialista de Argentina, el 7 de agosto de 1931, luego el de Paraguay, el 20 de agosto del mismo año, y el de Brasil, el 5 de octubre de 1931.
Ya antes de su reconocimiento oficial, había aparecido en uno de los diarios alemanes de Buenos Aires, Deutsche la Plata Zeitung, un aviso promoviendo la fundación de una Asociación Nacional Socialista. Invitaban los señores Gerndt, Geydt, Lederle, Schriefer, Horstensineyer y
MoSig.
Después de su reconocimiento por parte de la División extranjera del NSDAP, en agosto de 1931, como acabamos de ver, es que esta primitiva asociación se transforma en Landesgruppe Argentinien der NSDAP (Grupo Argentino del Partido Obrero Nacionalsocialista Alemán) o como se solía traducir en aquellos años: “Partido Obrero del Nacional Socialismo Alemán Organización del Exterior - Grupo de la Nación Argentina”.(…) Durante la década del 20 habían surgido asociaciones con una posición ideológica de ese tipo, como la Tannenbergbund (1924), la Asociación Negro-Blanco-Rojo (1922-1923) y el Stahlhelm (1924)(…) Las autoridades argentinas no pusieron ningún obstáculo a las tareas de estos grupos nazis en la Argentina, hasta casi finalizada la década del 30. El embajador argentino en Alemania, Labougle, diría algunos años más tarde al secretario de Estado alemán, v. Weizsäcker, que las actividades de los grupos nazis se habían podido desarrollar desde el comienzo sin problemas “porque la Argentina es un país donde, en general, cada uno hace lo que quiere”(…) Además, uno de los dos importantes periódicos en idioma alemán que aparecían en Buenos Aires, el Deutsche la Plata Zeitung, mostraba ya en 1932 adhesión a las ideas nazis, para transformarse luego de la toma del poder por parte del NSDAP en un órgano claramente a favor del régimen que imperaba en Alemania y de la propaganda que desarrollaba la organización del NSDAP en la Argentina.(2)


El 10 de Abril de 1938, en el Luna Park, 20.000 alemanes y austríacos, con trajes típicos y despliegue de banderas con esvásticas y saludo hitleriano, festejaban la anexión de Austria. Al mismo tiempo, afuera, argentinos quemaban banderas con esvásticas, rompían vidrieras d empresas alemanas..hubo algunos muertos. La "Deutsche La Plata Zeitung" (Diario alemán de La Plata) escribía sobre "una agitación sistemática contra una nación amiga".(3)

Para el conjunto de escuelas alemanas biculturales, la polarización entre simpatizantes y opositores al régimen de Hitler constituyó un enorme desafío. Las oficinas gubernamentales alemanas intentaron ejercer presión a favor del régimen en las entidades que administraban las escuelas alemanas de Buenos Aires, amedrentándolas en lo financiero y en lo personal. Por eso en nombre de la escuela se debía manifestar concientemente una educación guiada por los valores sociales, democráticos, humanos y modernos y por una cosmovisión neutra. Esta es la razón por la cual fue elegido el suizo Juan Enrique Pestalozzi, probablemente el pedagogo más importante del siglo XIX, para darle nombre a la escuela. Además del nombre también se adoptaron sus ideas pedagógicas fundamentales, como por ejemplo “aprender con la cabeza, el corazón y la mano”. El primer director de la joven institución educativa fue el Dr. Alfredo Dang, quien era conocido por los fundadores debido a sus trabajos periodísticos. Sus ideales de ilustración transmitidos en las clases de historia perduraron en la memoria de sus alumnos(…) . Desde el momento mismo de su fundación en 1934 el Colegio Pestalozzi contó con el apoyo y el compromiso personal y financiero de los miembros de la Asociación Escolar. Además, en el ejemplo de la Asociación también se pone de manifiesto el fuerte compromiso por parte de los padres que velaron por la modernización permanente de la escuela Así en el año 1938 pudo inaugurarse el primer edificio propio de la institución.
Hasta en los años hasta 1945 fue uno de los dos colegios en los que eran admitidos perseguidos y emigrantes. Dado que el Colegio Pestalozzi había sido fundado y mantenido en el marco del conciente contraste con la ideología nazi ampliamente difundida en la Argentina entre los alemanes, tampoco fue clausurado en 1946 por las autoridades argentinas. (4)


Los inicios del colegio Pestalozzi: documentos históricos.
A continuación, fragmentos de un documento histórico muy revelador e interesante. Se trata del borrador de las minutas de la reunión de padres de alumnos de escuelas alemanas. La reunión tenía como objetivo la constitución del nuevo colegio alemán (Pestalozzi) y fue realizada en la Confitería del Aguila de la calle Santa Fé el 24 de Enero de 1934, desde la s 21:00 hasta las 23:30 horas.
Los oradores mencionados son 11, de ellos dos de la Goethe Schule de orientación nazi.
El Dr. Ernesto F. Alemann además de padre de alumnos ( Roberto y Juan Alemann) era el dueño y editor del diario alemán Argentinisches Tageblatt, impreso en Buenos Aires, y que todavía sobrevive como semanario. El diario fue fundado por su padre, un periodista suizo.
La Sra. Schmukler, aparentemente, es madre de alumno(s), de tendencia democrática liberal ( y por el apellido, probablemente judía).
El Sr. Karmann es padre de alumno(s), evidentemente de orientación decidamente nazi.(Conmisión Colegio Goethe).

La comisión ejecutiva provisoria para constituir el nuevo colegio estaba constituida por Dr. Krapf, Harteneck (Harteneck y López?), Hartung, Dr Ernesto F. Alemann Arg, Tageblatt, Isidoro Weil (IWECO?), Sra Schmukler Sr. Jaeckel.
La asistencia a la reunión se estima entre unas 70 u 80 personas.




Traducción del texto anterior:
Sra. Schmukler:  El Colegio Goethe ha puesto a disposición su salón para una disertación racista. (…) Niños judíos, probadamente mejores alumnos que otros, no recibieron premios. Durante el acto escolar se izó la bandera de la esvástica. Mi hijo volvió a casa y me contó: “Mami, hoy en el colegio levantamos el brazo y gritamos Heil Hitler!. La hija de uno de los maestros dice a los otros niños que les coloquen cartelitos con cruces esvásticas a los niños judíos, sin ser castigada.

Dr.Alemann:  Señor Karmann, Ud. me ha pedido la explicación de una palabra que, aparentemente, no conoce: “Gleichschaltung” (homogenización). En general significa el sometimiento de todas las instituciones bajo una voluntad central; así se interpreta en Alemania, y se lo llama el “principio del Führer” (Líder). Nosotros ampliamos el sentido de la palabra y primero revisamos los métodos y medios de enseñanza, y con qué espíritu se educa a los niños. Nosotros, si veo los ánimos, no estamos muy entusiasmados cuando nuestros niños aprenden en la escuela poesías como “No hay una muerte más linda en el mundo”: Supongo que todos creemos que es una muerte mucho más linda morir de arterioesclerosis después de una vida rica y exitosa, que en el campo de batalla. Queremos educar personas, no soldados. A nosotros no nos importa el deseo defensivo de Hitler, no queremos criar carne de cañón.



Traducción del texto anterior:
Nosotros entendemos como “Gleichschaltung” el espíritu del Tercer Reich, sus cantos, versos y marchas, su enseñanza de la historia – un conjunto de batallas y hechos gloriosos de reyes prusianos, que debemos ver simplemente como falsificaciones. Nosotros entendemos como “Gleichschaltung” una enseñanza del alemán a la que todo lo humano es extraño – y todos Uds. me comprenden. (Si) El Sr. Karmann toma todo esto como mentiras – entonces no se le puede ayudar.



Traducción del texto anterior:
Esta es la cultura, como la Unión de Escuelas la concibe, pero no como la entendemos nosotros. Esta convocatoria descolorida podría parecer neutra si hubiera aparecido en ambos diarios. (Deutsche La Plata Zeitung y Argentinisches Tageblatt).Esta convocatoria no dice que no se implantará el saludo hitleriano, no dice que la canción del rufián fusilado Horst Wessel no será cantada, ni que no se adoptarán los libros y otros medios de enseñanza “alineados”. No dice nada de que los 12 maestros nazis elegidos no pueden ejercer en alguna de las escuelas alemanas de aquí. No nos dice nada de todas estas cosas, y lo hemos interpretado así que el silencio es una afirmación, dado que existen acusaciones concretas (de ello).



Traducción del texto anterior:
Karmann: La bandera con la esvástica era inevitable en la fiesta de fin de curso. Ya que el embajador de Alemania vino en misión oficial  para destacar a dos meritorios maestros, se debió izar la bandera de la esvástica, que es la bandera oficial del Reich. Se dice que se gritó “Heil Hitler”. Eso no es cierto. Se cantó la Canción de Alemania (“Deutschland über alles” – Alemania sobre todo!) y el embajador, que es nacionalsocialista, levantó el brazo y algunos niños lo imitaron. Yo no levanté el brazo. -  Si Uds. quieren fundar una escuela, están en su pleno derecho. Lo que nos ha traído aquí es mantenerlo alejado de deformaciones y declaraciones falsas. En el plan de estudios y en la enseñanza no se modifica nada. De una “homogenización” no se puede hablar: Escuelas que son puras escuelas privadas, no pueden ser puestas bajo presión por el gobierno alemán.


Traducción del texto anterior:
Dr. Alemann:  Tenemos la abierta y honesta declaración que la cruz esvástica será conservada.  Lo demás seguirá (más adelante…)  Voy a finalizar el debate y dirigirme a la pregunta: Podemos fundar una escuela o queremos someternos bajo la relación de poderes de la situación imperante. Tomen su posición ante esta pregunta: Debemos fundar una escuela?  Si es afirmativo, solicito se elija una comisión de trabajo que realice los preparativos para elaborar con toda celeridad un programa que permita, en 6 a 8 semanas, poner de pie una nueva escuela, en la que no haya ni se quiera tener una cruz esvástica o vengan 100 embajadores que nos lo quieran imponer.(5)

A comienzos de Marzo del mismo año, en un adaptado edificio en la esquina de Pino y Zapiola, el Colegio Pestalozzi comenzó a dictar clases……. Y sigue hasta hoy.

“Deutsche La Plata Zeitung”: Veinte mil “compatriotas” festejan la “anexión” de Austria a la “Gran Alemania” en el Luna Park, el 11 de Abril de 1938. (6)

Fin de PARTE 1.

Referencias:
(1) Lanata, ARGENTINOS II, 48.
(2) Carlota Jackisch, EL NACIONALSOCIALISMO EN LA ARGENTINA, Instituto Universitario ESEADE.
(3) Nachrichten T-On line - http://www.t-online.de (artículo ya no disponible en la web) (Archivo Pestalozzi).
(4) Cámara de Industria y Comercio Argentino-Alemana: Asociaciones Argentinas de Lengua Alemana Un aporte a la Responsabilidad Social.
(5) Extractos de la minuta original de la reunión fundacional del Colegio Pestalozzi – 24 de Enero de 1934 (Archivo Pestalozzi).
(6) Ismar: Controversia por la libertad de prensa en idioma alemán – Argentinisches Tageblatt, 1. De Octubre de 2005 (Archivo Pestalozzi).

Un agradecimiento muy especial a las autoridades del "Colegio Pestalozzi" y muy particularmente al Lic. Roberto Hübscher por su gran amabilidad, tiempo y dedicación para este informe realizado por Marcelo García para "Historias Lado B".
Visitá: http://www.pestalozzi.edu.ar/


Parte 2:
"Historias Lado B" prosigue su investigación sobre el "Colegio Pestalozzi" de Buenos Aires y presenta la segunda parte gracias a los aportes del Licenciado Roberto Hübscher, exalumno y actual encargado del archivo histórico de la prestigiosa institución. En esta oportunidad hacemos foco en el nombre del colegio y los motivos para su elección.


 Colegio Pestalozzi. Edificio de calle Zapiola esquina Virrey del Pino. 1938. Buenos Aires, Argentina. 


Historias Lado B: La a elección del nombre para la institución no podía haber tenido un mensaje más claro. Johann Heinrich Pestalozzi, fue prácticamente el padre de la pedagogía moderna, un pensador y pedagogo suizo reformador de la pedagogía tradicional, dirigiendo sus esfuerzos hacia la educación popular. La postura del Colegio plasmada en el nombre elegido para que no queden dudas.

Roberto Hübscher: Correcto. Además, el “alma mater” de la fundacion fue el Dr. Ernesto Alemann, de origen suizo, de la familia del fundador del diario “Argentinisches Tageblatt”, que aún subsiste hoy como semanario.

Las declaraciones de apoyo remitidas al Argentinische Tageblatt con motivo de su serie de artículos sobre los problemas de la Gleichschaltung de los colegios alemanes fueron tan numerosas que el diario consideró que una acción contraria tenía muchas posibilidades de éxito (AT 17/1/1934).
Una comisión escolar preparatoria convocó a los involucrados a una reunión a realizarse el 24 de enero de 1934 en la Confitería del Águila. Se encontraron mucho más de 100 personas, entre ellas dos miembros de las Comisiones Directivas del Colegio Goethe y del Colegio Humboldt, en "un clima de entusiasmo unánime y una decidida voluntad de hacer, como nunca antes lo habíamos visto en Buenos Aires". La reunión resolvió "fundar un nuevo colegio, libre e independiente de cónsules alemanes y otros representantes de la barbarie".

Todos tuvieron muy en claro: "No sólo debemos fundar un nuevo colegio, sino un colegio mejor. Un colegio que sea gloria de lo verdaderamente alemán. Un colegio con los mejores docentes, que al mismo tiempo será un asilo para los pedagogos alemanes expulsados por los gobernadorzuelos de su patria debido a su mentalidad humana y sus rendimientos ejemplares. Es éste nuestro objetivo" (AT 26/1/1934).  Para el nombre del nuevo colegio se había optado en un principio por Gotthold Ephraim Lessing (1) como símbolo de tolerancia y humanismo, pero muy pronto se acordó que fuera Heinrich Pestalozzi (2) . Este nombre no podía ser colocado en una lista ni confundido con los nombres de otros colegios alemanes. Pestalozzi, en tanto suizo, simbolizaba la neutralidad y en tanto pedagogo la educación social, humana y moderna, que debía ser la idea conductora de la escuela alemana nueva y libre.

Colegio Pestalozzi. Buenos Aires, Argentina. Año 1938.

Colegio Pestalozzi. Buenos Aires, Argentina. Año 1938.


La Asociación de Escuelas Alemanas no ve peligro alguno  en un Heine, un Ehrlich,  hablaron alemán? ¿Nosotros, austriacos, que hemos conquistado más amigos de lo alemán en el Este que 10 Ministerios de Propaganda" de Goebbels  podrían sumar  en 100 años? ¿Nosotros,  suizos, orgullosos de nacer  libres y morir libres desde hace siglos? ¿Todos nosotros, ...nacidos  allí o aquí, que nos sentimos ligados a la cultura alemana, que no queremos echar de menos:. la voz alemana en la orquesta de la cultura  mundial, que deseamos transmitirles a nuestros hijos la riqueza y la belleza del idioma .alemán? "¿Nosotros habríamos de permitir una igualación con personas que no merecen llamarse ... alemanes y que denigran lo alemán en el mundo? ¡Jamás!
Y por eso debemos fundar  un colegio, en el que no ingresará la política pero en que reinará una cosmovisión. Nuestro colegio, que será un Colegio del siglo XX, libre de los malos espíritus de los enemigos del pueblo, libre de xenofobia y soberbia, libre de glorificación de la guerra y adoración de la violencia . En nuestro colegio no se educaran esclavos , sino personas libres. En él se enseñara que no hay virtudes  más bellas y nobles que la libertad, la humanidad y la justicia. En ese sentido, nuestro colegio será un colegio alemán. Debemos agregar que, al mismo tiempo, será un colegio sumamente argentino?  No sabemos todos que los hombres que le dieron la libertad a este maravilloso país, en que vivimos y del que somos - la mayoría – ciudadanos, estuvieron inspirados por los mismos ideales?  Los argentinos buscaron la humanidad y la justicia. Los niños que crezcan en nuestro colegio cumplirán los ideales de Rivadavia y de Sarmiento. Queremos que sean dignos de la gbran historia de su hogar americano.
Nuestro colegio se llamará Colegio Pestalozzi.  Si recurrimos al nombre del gran pedagogo suizo para nuestra fundación, esto implicará que ésta será una escuela moderna, una escuela sin polvo ni trastos viejos, lleno de luz y aire, en que sopla un viento fresco y donde no se conserve nada apolillado.  En un prinicipio, comprenderá 6 grados de primaria. Se establecerá en Belgrano R. Tenemos la intención de organizar un serviocio de ómnibus. De ser posible, se les adjuntará un jardíon de infantes. Prevemos promover el contacto con los padres y todos los demás amigos de la cultura alemana, a través de conferencias y debates.  Ahora se trata de poner manos a la obra. Muy pronto convocaremos  a una asamblea fundadora. Pero antes queremos saber: quien nos acompañará? Rogamois a los padres que nos quieran confiar a sus niños que nos indiquen sus nombres y edades escolares. Solicitamos a todos los interesados, aún si no tienen hijos en edad escolar, que se asocien a la Asociación Cultural Pestalozzi para proveernos de apoyo moral y financiero.
(AT 24/02/1934 )

Juan Enrique Pestalozzi enseñando.


Influido por la visión de la naturaleza de Rousseau y necesitando crearse una situación económica con que aspirar a la mano de una muchacha de la burguesía de Zurich, Ana Schultess, Pestalozzi se dedica a la agricultura, adquiriendo una granja agrícola  "Neuhof" (Granja nueva). La primera experiencia pedagógica de Pestalozzi surge al transformar Neuhof en un establecimiento para la educación de niños pobres educados a través del trabajo. Es la iniciación de lo que hoy llamamos escuela activa o del trabajo.  Inicia entonces su actividad literaria; publica primero su "Velada de un solitario" (1780), en la que están ya en germen sus ideas pedagógicas más esenciales. Mayor trascendencia por su carácter filosófico y social tiene la obra "Mis investigaciones sobre la marcha de la naturaleza en el desarrollo del género humano" (1779), de la que dijo Herder que representaba "El nacimiento del genio filosófico alemán". Continúa su actividad educativa en Stanz (1799), donde recogió más de 400 huérfanos de la guerra y donde le surgió la idea de la educación elemental y de la intuición. La vida del asilo de Stanz fue corta y agotadora para Pestalozzi, quien vivía día y noche con sus niños. Tras unas semanas de reposo da comienzo a su tercera gran empresa pedagógica: Burgdorf. Se trata de la cima de la actuación pedagógica de Pestalozzi, por los ensayos y resultados prácticos obtenidos; porque de él surge la obra metodológica más importante de Pestalozzi, "Cómo Gertrudis enseña a sus hijos" (1801).La última etapa de la gloriosa actuación pedagógica de Pestalozzi está en Iverdon. Aquí a los sesenta años estableció, en 1805, un instituto de educación y desarrolló una actividad prodigiosa, ensayando también la preparación del magisterio. En 1825, Pestalozzi tuvo que dejar Iverdon y se retiró a Neuhof, donde escribió su última obra "El canto del cisne". Su obra influenció a hombres de la talla de Fitchte, Stein, Humboldt, etc. El 17 de febrero de 1827 murió el educador más grande de la historia. Sus últimas palabras fueron: "Pueda la paz a que me dirijo llevar también a ella a mis enemigos. En todo caso, yo los perdono; bendigo a mis amigos y espero que se acordarán con amor de lo ya realizado y proseguirán con sus mejores fuerzas, después de mi muerte, los fines de mi vida".
Hoy día son innumerables las escuelas e institutos de enseñanza que llevan el nombre de Enrique Pestalozzi en todos los países del mundo.
http://www.venamimundo.com/GrandesPersonajes/Pestalozzi.html


(1) Lessing, Gotthold Ephraim (1729-1781) 
 Es una de las figuras clave de la Ilustración alemana. En Berlín conoció a Voltaire, fue amigo Friedrich Nicolai y del filósofo Moses Mendelssohn y estudió la filosofía de Spinoza y Leibniz. Lessing se ocupó también de filosofía de la religión, que lo hizo unportavoz de la filosofía ilustrada. Afirmaba que la razón ya ha alcanzado su estadio de madurez y debía superar la mera Revelación del Antiguo Testamento -en que la moralidad se rige por premios y castigos, propia de una edad infantil del desarrollo humano-, pero también el segundo estadio del Nuevo Testamento -en que la moralidad se funda en la esperanza en una vida eterna- para alcanzar, en un tercer estadio, un fundamento de la moralidad basado en la pura racionalidad humana para dirigirla hacia la perfección de la humanidad a través de una religión racional. Introduce la idea clave de la historicidad de la razón, de la naturaleza y de la humanidad, que identifica con la divinidad. La humanidad ya ha llegado la época en que debe encontrar el auténtico significado de la religión y alcanzar el estadio racional y ético. 

(2) Biografía Pestalozzi:

Pedagogo suizo, reformador de la educación del siglo XVIII, nacido en Zurich en 1746, fallecido en Brugg en 1827.Admirador de Rousseau, fue uno de sus más influyente seguidores e impulsor de los sistemas nacionales de escolarización. Pestalozzi creo un sistema educativo  basado en el principio de que la inteligencia sólo es posible mediante la percepción espontánea.
Sus ideas y prácticas ejercieron gran influencia en las escuelas de todo el continente europeo y han contribuido al desarrollo de la pedagogía en todo el mundo.
El principal objetivo de Pestalozzi fue adaptar el método de enseñanza al desarrollo natural del niño, que debía aprender de sus propias experiencias. Para lograr este objetivo, consideraba el desarrollo armonioso de todas las facultades del educando (cabeza, corazón y manos).


Parte 3: August Siemsen.
Tercera parte de la investigación de "Historias Lado B" sobre la historia del "Colegio Pestalozzi" de Buenos Aires y su resistencia contra el nazismo en la Argentina y en el mundo. Nuevamente los aportes del Licenciado Roberto Hübscher, exalumno y actual encargado del archivo histórico de la prestigiosa institución, nos dan la posibilidad de conocer mucho más sobre esta prestigiosa institución. En este caso, hacemos foco en la hsitoria de una de sus más destacadas personalidades: August Siemsen.


Dr. August Siemsen


Historias Lado B: El Colegio Pestalozzi se ha caracterizado desde su fundación por la apertura y el respeto, siempre teniendo como premisa mantener intactas la historia y la tradición alemanas, pero siempre alejado totalmente de las ideas totalitarias y sectarias del nazismo. Uno de los primeros profesores más destacados de la institución ha sido sin dudas August Siemsen, quien había escapado de Alemania en marzo de 1933 siendo un destacado diputado socialista. Son casi legendarias las clases de Siemsen en el colegio…

Roberto Hübscher: El Dr. August Siemsen fue mi profesor de idioma y literatura alemanas e historia universal en 1943-1944. Ya algo bastante canoso – explicable por todo lo ya vivido – era una figura imponente. Daban ganas de ir a su clase, estaba siempre con guardapolvo blanco, impecable. Quizás demasiado serio para algunos de nosotros, de vez en cuando alguien pretendía burlarse un poco de él. Pero era encarrilado rápidamente, sin violencia pero con firmeza. Era muy exigente y querido, pero si lo hacían enojar daba semejante discurso que se arrepentían de haber hecho lo que fuera. No era sencillo cautivar la atención de chicuelos de 12 años, varios de ellos de estirpe argentina, con la enseñanza, en idioma alemán, de la historia de las guerras campesinas, la guerra de los “30 años” y los levantamientos de los campesinos contra los señores, en la Edad Moderna (por los años 1600). Una mezcla de motivos políticos, religiosos y sociales.
Y mucho más difícil aún, interesarnos en comprender y memorizar poesías destacadas de la literatura alemana, en su idioma original. Arribado a la Argentina en el año 1936, aquí era problemático encontrar literatura alemana libre y progresista, mientas que en Alemania se habían quemado en la plaza pública los libros de autores judíos, socialistas y cualquier cosa que pudiera considerarse contraria a la ideología racista nazi. Así que August (Siemsen) se hizo una recopilación propia de la poesía que consideraba adecuada y la hizo editar para el uso los alumnos del colegio. Complementado con ilustraciones de Clément Moreau (seudónimo de Carl Meffert) grabador, artista gráfico y caricaturista alemán que fue perseguido por no resultar de ideología apta por los nazis, también desembarcó en la Argentina y fue profesor de dibujo en el Colegio Pestalozzi e ilustrador y caricaturista en publicaciones. Yo no soy demasiado afín a la poesía, pero aquellos versos que hablaban de libertad, de heroísmo, de historia, de amor, de la carga del trabajo y el sufrimiento de la guerra, anclaron profundamente en mí. Hoy hace 67 años que aprendí a entender y memorizar esas piezas de literatura, cercanamente relacionadas con los temas de historia que aprendíamos, y muchas de ellas todavía resurgen frescas a mi memoria casi sin esfuerzo. El pequeño librito sigue estando en el estante de mi biblioteca. Lo que aprendimos con este hombre sobre los valores democráticos y humanos sigue vivo en nosotros.


August Siemsen. Ilustración por Carl Meffert (1938).


La “Sociedad Cultural Pestalozzi”, si bien surgió como soporte de una escuela, desde su principio también se ocupó de proporcionarles actividades culturales a los inmigrantes germano-parlantes. Por ello, con una dotación tan eximia de personalidades exiliadas, pudo realizar concurridas conferencias culturales sobre temas de cultura, literatura, música;  pedagogía a aplicar en el Pestalozzi, sin tampoco temer realizar evaluaciones de los hechos que ocurrían en Europa. El Dr. Siemsen participó muy activamente en estos eventos. Hoy día el Colegio sigue teniendo un departamento de cultura que organiza conferencias, exposiciones, seminarios, conciertos y toda clase de otras actividades culturales para adultos. Un ejemplo de esa actividad es un aviso en el Argentinisches Tageblatt de 1936:

“Disertación de Siemsen el Jueves: `Goethe dijo una vez que tendríamos niños educados cuando los adultos sean educados´… hoy no estamos mejor educados que la gente hace 100 o 150 años. La próxima disertación del Dr Siemsen sobre `autoridad y educación´ tratará de demostrar porque adultos y niños somos tan poco educados….  En épocas de profundas crisis económicas y políticas siempre hay crisis culturales, en las que el problema de la autoridad cumple un rol especial…..por eso creemos  apropiado que este sea el tema de la próxima conferencia”
Actividad política   “D.A.D” – Das andere deutschland -  La “otra” Alemania.
La Comisión del Colegio Pestalozzi acentuó que la política debería ser desterrada del colegio para no poner en peligro su subsistencia. Pero Ernesto Alemann había reclutado concientemente a socialistas políticamente activos, no stalinistas, para el cuerpo de profesores de la escuela. Así se generó con los profesores, como estructura paralela, Sin estatuto ni rol concreto de asociados una asociación de amplia base política con una posición firme y unánime de enfrentamiento antifascista: "Das andere Deutschland" (La otra Alemania), que publicó uno de los más influyentes diarios alemanes publicados por inmigrantes en Latinoamérica. La asociación se extendió también a otros países sudamericanos. También fue co-fundador de la sociedad cultural socialdemócrata “Vorwärts” (Adelante) Tan pronto como en 1943, cuando fue previsible que, después de la Alemania hitlerista, existía una chance para un nuevo principio, "Das andere Deutschland" formuló su visión de la Alemania de post-guerra: Preparación de la juventud para la democracia social, un sistema reformado de educación y la inclusión de Alemania en una Europa unificada. Los años de la posguerra trajeron para muchos de los políticamente activos más bien desilusiones y retrocesos. Ni en el Oeste, conservativamente restaurado, ni en el Este stalinista vieron realizados sus soñados ideales. A ello se agregó que, en el ínterin, la Argentina se había transformado en la verdadera patria de elección de los antiguos emigrantes. Además de Enrique Grönewald – que volvió para reconquistar sus expropiados derechos -, sólo a August Siemsen lo atrajo el retorno en 1952 de vuelta a la vieja patria, que quedaba en la República Federal Alemana, para luego, en 1955, en posición crítica frente a la política reinante, mudarse a la República Democrática Alemana del este.

La asociación se dedicó también al auxilio social de todo tipo a los inmigrantes. En seguida después del fin de la guerra, August Siemsen comenzó la tarea de ayuda para Alemania con envíos de alimentos a las cuatro zonas de ocupación. "Acuses de recibo cada 1º. y 15º . dirigidos solo a Das andere Deutschland“. (DAD 1947)


Recorte de uno de los avisos publicados en el A.Tageblatt sobre la conferencia  Cultural “Autoridad y Educación”.



Biografía:
August Siemsen nació en el pueblito Mark junto a Hamm (estado de Renania del Norte-Westfalia, en el  nor-oeste de Alemania) en 1884, como hijo de un pastor evangélico. Estudió germanística e historia en varias escuelas y se recibió de docente en 1909 en Göttingen. Trabajó entre 1912 y 1922 como profesor en la secundaria de Essen. Allí se asoció al partido liberal progresista, cambió en 1915 a la SPD (socialdemócrata) y en 1917 a la USPD,( Partido Socialdemócrata Independiente de Alemania, fue un efímero partido político socialdemócrata en el Imperio alemán y la República de Weimar).  al que representó en la legislatura de Essen.  Allí formó parte de la comisión de educación, constituida por partidos de izquierda, sindicatos y la “escuela primaria libre”.
En 1922 volvió al área izquierda (pacifista) del partido socialdemócrata SPD. En 19222 y 1923 fue consejero de estudios en la secundaria de Berlin-Neuköln para, finalmente, en 1924 actuar como consejero de estudios y director de los cursos nocturnos para trabajadores en Jena. En el mismo año fue suspendido temporalmente por motivos políticos y se transformó en publicista activo: escribió una serie de documentos políticos y pedagógicos y fue redactor en jefe de las revistas “Educación socialista” y “Cultura socialista”  y miembro de la comisión directiva de la “Asociación de maestros y maestras socialdemócratas de Alemania” de los “Amigos de los niños” y de la “Unión de asociaciones libres de escuelas”. Durante la República de Weimar fue diputado nacional  por la SPD. De 1931 a 1933 fue diputado por la SAPD (socialista de izquierda) donde perteneció al ala derecha pacifista y fue miembro del gobierno departamental de Turingia. En 1933 emigró a Suiza, donde actuó como periodista en distintas revistas socialistas y luego, en 1936, a Buenos Aires, Argentina, donde trabajó como docente en el Colegio Pestalozzi y
Publicó la revista “La otra Alemania”. Terminada la guerra y jubilado, volvió en 1952 a la República Federal Alemana y luego, a pedido de su hijo Pieter (regresado de la Argentina en 1954), a la República Democrática Alemana (comunista) en 1955. Allí se afilió al SED (partido comunista único), donde prontamente se lo aisló por su pasado como diputado nacional socialdemócrata. A pesar de haber reformado adecuadamente sus prólogos, no pudo publicar ninguna de sus obras. Falleció en 1958.

Sandra, la bisnieta de August Siemsen, estudiaba intensamente en el año 2000 para la "Integradora“ (examen anual) de Alemán como idioma extranjero;  (Archivo Pestalozzi - MFN 1033)
Sus nietas Cristina y Anita (ex –docente de educación física del Pestalozzi) viven en Buenos Aires.

Fuentes:
Archivo Histórico Pestalozzi
http://de.wikipedia.org/wiki/August_Siemsen
Vivencias propias del entrevistado.



Parte 4: Y los libres del mundo responden...
Cuarta parte de la investigación de "Historias Lado B" sobre la historia del "Colegio Pestalozzi" de Buenos Aires y su resistencia contra el nazismo en la Argentina y en el mundo. En esta entrega damos una mirada a los visitantes ilustres de la institución y personalidades que saludaban con entusiasmo la postura adoptada por el Pestalozzi ante la barbarie nazi, entre ellos Albert Einstein, Sigmund Freud, Thomas Mann y otros. El Sr. Roberto Hübscher, encargado del archivo histórico del Colegio Pestalozzi, nuevamente nos ilustra sobre el tema.


Entrada de los alumnos al edificio del Colegio Pestalozzi (1938).


Historias Lado B: Respecto a  la visita de personalidades del mundo de las letras, la música y la cultura alemana en general. ¿Qué puede aportarnos sobre las actividades del Colegio en esa época?

Roberto Hübscher: La fundación del Colegio Pestalozzi como una isla de la preservación de la cultura alemana tradicional, libre de las aberraciones nacionalsocialistas, representando al “Das andere Deutschland” – “la otra Alemania”, se propagó ampliamente por el mundo de la cultura alemana antinazi, ya que albergó a personajes exiliados políticamente conocidos por su lucha contra el nazismo. Muchos de estos personajes estuvieron en contacto ya años antes por la coincidencia en sus posiciones. Por otra parte, el diario Argentinisches Tageblatt fue también el nexo entre los librepensadores alemanes.  También habrán influido las relaciones del Dr. Alfredo Dang, de destacada actuación periodística antinazi y organizador de una institución de auxilio a exiliados, en Suiza. A pesar del carácter declaradamente laico y apolítico del Colegio su creación se difundió entre muchos famosos, los cuales enviaron sus felicitaciones y también ocasionalmente visitaron el Colegio
en sus inicios. Originales y copias de sus cartas de entonces están  preservados en el Archivo Histórico. Adjunto algunas, que hablan por sí solas:

Stefan Zweig:

Carta de Stefan Zweig (1936).


Traducción:  “Pueda el Colegio Pestalozzi, que lleva el nombre de uno de los más nobles y humanos hombres del siglo pasado, educar una nueva generación con esos ideales en una nueva era”
Las congratulaciones de Stefan Zweig y Emil Ludwig, escritas en sendas visitas al Colegio en 1936, aún en el viejo edificio alquilado de Zapiola, tuvieron un matiz especial:  Ambos dejaron mensajes grabados en viejos discos de pasta negra, para que quedaran de recuerdo y fueran escuchadas en la inauguración del nuevo edificio propio en Freire. El texto del mensaje grabado por Stefan Zweig ha sobrevivido y, en castellano, es:

Queridos  niños, ahora viviréis un pequeño milagro. Prestad atención! Ahora oiréis mi voz y yo mismo no estoy. Hasta estoy terriblemente lejos de Uds., más allá del mar, y tendría que viajar muchos,  muchos días para tomarles realmente las manos.
Completamente distinto es el mundo aquí en Europa: cuando Uds. tienen verano y no saben cómo escapar del calor nosotros tenemos invierno temblamos en gruesas pieles; cuando Uds.se acuestan a dormir, nosotros nos levantamos y cuando Uds. se levantan, nosotros vamos a la cama. Tenemos otros animales, otro idioma, otras plantas; nuestro cielo no es igual al de Uds.: otras constelaciones están en otro orden alrededor de la bella blanca luna. Tan solo miren sus mapas, su globo terráqueo en el aula, para comprender que terriblemente lejos estoy de Uds. y sin embargo – Uds. lo oyen – mi voz está aquí con Uds. en esta habitación, y entendéis cada palabra. No es eso un milagro?
Y  Uds. se peguntan, seguro, quien ha realizado este milagro?
A eso solo puedo decirles: el ser humano lo ha conseguido; así puedo contestarles: porque ha aprendido mucho, en cientos y miles de años siempre un ser humano ha enseñado a otro lo que sabía, y así un ser humano ha aprendido de otro así como Uds. aquí aprenden mucho de su maestro, el que a su vez, aprendió de otros maestros cuando niño. Pero lo que un ser humano encuentra o inventa saben, les pertenece a todos juntos; él ha hecho más sabia e inteligente a toda la humanidad.
Entonces, cada uno que aprende bien , piensa bien y encuentra algo nuevo con su pensamiento, ayuda para que nuestro mundo sea más bello, más diverso y más cómodo. Por eso, cuando a veces en la escuela debéis aprender cosas que os parecen aburridas o difíciles, confiad en vuestros maestros y piensen siempre que esas cosas son necesarias para que Uds. alguna vez puedan participar del pensamiento y contribuir ayudando a esa maravillosa tarea de hacer más hermoso al mundo; no se enfaden entonces con sus profesores, sino agradézcanles cuando se esfuerzan en trasmitirles siempre más y más conocimientos, porque solo con más sabiduría podemos enriquecer nuestras propias vidas y la de todos los demás seres humanos.
Vean, ahora han experimentado un pequeño milagro, que estoy aquí con Uds. con mi voz y sin embargo no estoy, que me oyen y sin embargo no me ven. Y Uds., que son jóvenes, cuantas más  maravillas como ésta van a experimentar!
Alégrense que son tan jóvenes y amen a la escuela que los introduce en la vida, amen a la vida en sí misma y ámense, los unos a los otros!

Emil Ludwig nos dejó el siguiente escrito:

Edificio del Colegio Pestalozzi. Emil Ludwig con alumnas (1938).


"Nada es tan difícil como cultivar la verdadera Alemania allende el mar, porque la bastarda es más rica, más ruidosa y radical. Cuando, hace poco, pude ver y oír una hora de clase, después de largo tiempo volvieron a susurrar a mi encuentro los sonidos que, antaño, nos condujeron al misterioso reino del arte y la historia. Y cuando me volví de los desvanecidos sonidos del recuerdo, en forma queda y suave, oí también las melodías del futuro. Percibí cuan claro y fuerte, cuán concientes de sí mismas y serenas, las almas alemanas, los jóvenes mentes sedientas deberán ser cultivadas cuando, alguna vez la borrachera de la auto-endiosamiento se haya desvanecido, cuando la Alemania de Goethe nuevamente esté en pié. Tendrá otras formas, pero una palabra será válida:  que el alemán , en lugar de restringirse en sí mismo, debe asimilar en sí mismo el mundo para actuar sobre el mundo.”

Albert  Einstein:
“Le envío mis amistosas felicitaciones para la inauguración de la nueva escuela. Hoy es más importante que nunca que los niños crezcan en una atmósfera espiritualmente limpia y que sean resguardados del envenenamiento político sistemático. Cordiales saludos.”

Thomas Mann:
“Estimado Dr. Alemann:  Me ha proporcionado una verdadera alegría con sus noticias, a lo largo de los últimos cuatro años, sobre el desarrollo del Colegio Pestalozzi en Buenos Aires y su mudanza a su propia casa y hogar. De corazón quiero felicitarlo, como fundador de la escuela, y a sus colaboradores por el florecimiento de esa bella obra educativa. Cuando en todas las partes del mundo, donde el nazismo acciona su ruinosa propaganda, estuvieran obrando fuerzas contrarias tan valientes e inquebrantables, la mente y el alma de la gente estaría en mejores condiciones. Cuanto más escasos son una voluntad y un éxito como los que se manifiestan en la fundación y florecimiento del Colegio Pestalozzi, tanto más debemos estar agradecidos las personas tan acostumbradas a decepciones por una aparición de este tipo y tanto más vivos nuestros deseos por una creciente y  profunda acción educadora. Con un complaciente saludo…”


Salón de entrada al Colegio Pestalozzi (1938).

Primer piso del Colegio Pestalozzi (1938).


Heinrich Mann:
“La inauguración del Colegio Pestalozzi es un grande y feliz acontecimiento. Las fuerzas sanas y  éticas de los alemanes han logrado un triunfo. El que cree en la honestidad, valentía y filantropía alemanas está hoy lleno de admiración y agradecimiento. La Sociedad Pestalozzi, el Argentinisches Tageblatt y el Dr. E.F. Alemann han dado un luminoso ejemplo con su espíritu de sacrificio, valentía y pureza de intenciones., y han tenido éxito. El humanismo está presente en ellos como en los tiempos de nuestros combatientes de conciencia. Bajo peligro, con la espada en la mano, en el siglo 16  se fundaron nuestras escuelas. Los elegidos aman la verdad tanto más, cuando es peligrosa. Los hombres merecen amor cuanto más sean humillados  por violencias malignas.  Pero más urgente que todo, en estos tiempos difíciles, es educar a los niños y salvarlos para un buen futuro. Que el Colegio Pestalozzi florezca y prospere!”

Alumnos en una de las aulas con el Profesor Ing. Soldati (1938).


Lion Feuchtwanger:
“Muchos ven, y con buenos motivos, el peor mal de esta era oscura que ha caído sobre Alemania, el entontecimiento de la juventud, el que los gobernantes consideran una de sus metas más importantes. Tanto más placentero es enterarse que el Colegio Pestalozzi florece y prospera, y ahora recibe un nuevo edificio. Su tarea pertenece a las mejores y llenas de sentido que pueden realizar ahora los hombres alemanes. Les deseo de corazón más buena suerte y  éxito.”

Adrienne Thomas:
“He nacido en Alemania; tan solo he vivido allí unos 10 años, pero amo a Alemania, en cuyo idioma también escribo. Y yo, a quien nadie toleraría ahora en Alemania, igual me llego a Uds. y pido por Alemania. Ahora oirán mucho sobre su país que debe confundir sus conceptos de decencia, educación y  pulcritud general. Pero le pido que me crean: el alemán no es así: es así como uno le enseña y da ejemplo de vida en su escuela. Europa está en peligro. También Uds. deben ayudar. Ayudan de la mejor forma si se protegen  de todas las bacterias que se cruzan hacia Uds. Y con eso ya nos han ayudado, sea lo que sea que ocurra con nuestra Europa amenazada: sabremos que Uds. nos conservan la verdadera Alemania, la que amamos.”


Sigmund Freud:

Carta de Sigmund Freud al Dr. Ernesto F. Alemann (1938).


Muy estimado Sr. Dr. (Ernesto .F. Alemann)
Toda mi simpatía está  con Ud. y su lucha. Lamentablemente por ahora todavía debo  mantenerme en silencio. Todavía no terminé con los nazis. Aún estoy en tratativas por la entrega de mi mobiliario y mis libros, que quedaron en Viena y me defiendo de continuos intentos de extorsión, después de que me sacaran todo lo que estaba a su alcance. Con la vigilancia de esta banda puedo dar por seguro que una expresión pública de este tipo sería la más bienvenida excusa para confiscar el resto de mis pertenencias. Ese favor no les quiero hacer. Con mis mejores deseos para Ud. y su causa en el lejano país, su muy devoto  Freud.

Sobre las actividades culturales del Colegio – en aquel entonces y en la actualidad – conversaremos en otra oportunidad, si lo desea.
Lic. Roberto Hübscher


Datos de interés:
Stefan Zweig (También bajo el seudónimo Stephen Branch -  *Viena, Austria, 28 de noviembre de 1881 - †Petrópolis, Brasil, 22 de febrero de 1942) fue un escritor austríaco de la primera mitad del siglo XX.
Sus obras fueron de las primeras en protestar contra la intervención de Alemania en la segunda guerra mundial. Fue muy popular durante las décadas de 1920 y 1930. Escribió novelas, relatos y biografías, entre las más conocidas están las de María Estuardo y la de Fouché, una obra mitad biografía y mitad novela histórica muy interesante sobre un personaje que nadie ha enriquecido ni antes ni después de Zweig. Otra de sus biografías, la dedicada a María Antonieta, fue adaptada al cine en Hollywood por MGM. Escribió obras de teatro, poesías, novelas de ficción, biografías y su autobiografía (Algunos títulos: “Veinticuatro horas en la vida de una mujer”, “La novela del ajedrez”, “Amok”, “La carta de una desconocida” …) 
En Petrópolis, junto a su esposa, desesperados ante el futuro de Europa y su cultura (después de la caída de Singapur), pues creían en verdad que el nazismo se extendería a todo el planeta, se suicidaron. Zweig había escrito: "Creo que es mejor finalizar en un buen momento y de pie una vida en la cual la labor intelectual significó el gozo más puro y la libertad personal el bien más preciado sobre la Tierra."

Emil Ludwig (*Breslau, Alemania, 1881 - pre-Segunda Guerra Mundial,†Moscia, cerca de Ancona, Italia, 1948) fue un escritor y biógrafo alemán de origen judío, nacionalizado suizo, famoso especialmente por sus obras sobre Beethoven, Goethe y Napoleón. Emil Ludwig transformó la biografía de una mera recopilación de datos sobre la vida de algún personaje en "una forma de arte", con lo que, en sus palabras, "se da inicio a la biografía moderna". La biografía debiera ser un retrato que exprese el carácter del sujeto y "tiene tan poco que ver con las tareas del investigador histórico como con la novela histórica, que inventa escenas entre hombres que llevan un nombre histórico".
De todas ellas, quizá la más popular es su biografía de Napoleón, pronto traducida a otros idiomas. Es un libro aún hoy de fácil lectura, que demuestra el raro talento de Ludwig para recrear una época desaparecida en una prosa sencilla. El libro tiene la extraña cualidad de inmediatez, como si lo que Ludwig escribe sea casi historia real.

Albert Einstein “La imaginación suele ser tan importante como el conocimiento” “Es posible que todo sea descrito científicamente, pero no tendría sentido. Sería como describir una sinfonía de Beethoven como una variación de las presiones de onda. ¿Cómo describirías la sensación de un beso o el `te quiero´ de un niño?
 (* Ulm, Alemania, 14 de marzo de 1879 – † Princeton, Estados Unidos, 18 de abril de 1955) fue un físico alemán de origen judío, nacionalizado después suizo y estadounidense. Está considerado como el científico más importante del siglo XX. Recibió el Premio Nobel de Física de 1921 por el descubrimiento del efecto fotoeléctrico. Trabajó sobre el movimiento browniano y otros temas sobre la estructura atómica; su obra cumbre fue la teoría de la relatividad especial, que explicaba el movimiento de las ondas electromagnéticas sin ningún medio de soporte, la naturaleza de la luz y la naturaleza de la materia y la energía como dos manifestaciones de una misma cosa, transformables entre sí. Con esto dio la explicación de los fenómenos de unión y ruptura de los átomos con liberación de energía.

Thomas Mann
 “Los maestros son todos diferentes entre sí y, sin embargo, todos iguales o, al menos, típicos. Todos tienen pantalones demasiado cortos, puños de camisa no demasiado limpios y larga barba. Pero la semejanza de los tipos no está solo en lo exterior, sino en que son temibles y  ridículos al mismo tiempo, que uno los odia y los desprecia al mismo tiempo.”
 (*  Lübeck, Alemania; 6 de junio de 1875 – †. Zürich, Suiza; 12 de agosto de 1955) fue un escritor alemán, nacionalizado estadounidense. Es considerado uno de los escritores europeos más importantes de su generación. Mann es recordado por el profundo análisis crítico que desarrolló en torno al alma europea y alemana en la primera mitad del siglo  XX. Para ello tomó como referencias principales a la Biblia y las ideas de Goethe, Freud, Nietzsche y Schopenhauer. Thomas Mann recibió el Premio Nobel de literatura en 1929, «principalmente por su gran novela, Los Buddenbrook, que ha merecido un reconocimiento constantemente incrementado como una de las obras clásicas de la literatura contemporánea».

Heinrich Mann
"Mantener viva la idea de "otra Alemania" y su creencia en ella en el corazón de los mismos alemanes y en el resto de todo el mundo es un deber tan grande, que excede más allá de la caridad...." Thomas Mann, Zürich, 14 de Septiembre de 1937.
 (*Lübeck, Alemania, 27 marzo 1871 ; † Santa Mónica, Cal. U.S.A., 11 marzo 1950) era un novelista alemán  que escribió obras con fuertes temas sociales. Sus ataques a la naturaleza cada vez más autoritaria  y militarista de la sociedad alemana pre-Segunda Guerra Mundial, condujo a su exilio en 1933. Nacido en Lübeck como hijo de Thomas Johann Heinrich Mann y Júlia da Silva Bruhns , era el hermano mayor del novelista Thomas Mann  Su ensayo sobre Zola y la novela Der Untertan ( el súbdito)le ganó mucho respeto durante la República de Weimar , ya que satirizaba la sociedad alemana y explicó cómo su sistema político dio lugar a la Primera Guerra Mundial . Con el tiempo, su libro el profesor Unrat fue adaptada libremente en la legendaria película Der Blaue Engel ( El ángel azul ). Carl Zuckmayer escribió el guión, y Josef von Sternberg fue el director.  Mann se convirtió en persona non grata en la Alemania nazi. Se fue a Francia , donde vivió en París y Niza . Durante la ocupación alemana se dirigió a Marsella en la Francia colaboracionista de Vichy y fue ayudado por Varian Fry en 1940 a escapar a España , luego a Portugal y embarcarse para Norteamérica. Los nazis quemaron los libros  de Heinrich Mann como "contrarios al espíritu alemán" durante la quema de libros del 10 de mayo de 1933, instigada por el entonces ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels . Heinrich Mann murió en Santa Mónica, California , solo y sin dinero, pocos meses antes de viajar  a Berlín Oriental para convertirse en presidente de la Academia Alemana de las Artes . Sus cenizas fueron llevadas posteriormente a Alemania del Este 

Lion Feuchtwanger
Feuchtwanger nació en Munich, Alemania,  en 1884 en el seno de una familia de la burguesía judía de Baviera, fervientemente patriota alemana. Esta ambivalencia aparecería más tarde en sus obras escritas, sobre todo en su novela Josephus. Tras la Primera Guerra, adoptó una postura pacifista y antimilitarista. Se convirtió en una figura conocida del mundo literario y ya era popular en 1925 cuando su primera novela con éxito, Jud  Süss (el judío Süss), fue publicada. También publicó Erfolg, que era una crítica poco velada hacia el partido nazi y Hitler. Renunció al judaísmo pero denunció el antisemitismo creciente. Colaboró estrechamente con Bertolt Brecht en varias de sus obras. En sus obras, Feuchtwanger expuso las políticas racistas nazis años antes de que Londres y París abandonaran su política de apaciguamiento. También recordaba que los políticos americanos habían sugerido que había que dar a Hitler una oportunidad. Con la publicación de Los hermanos Oppermann en 1933 se convirtió en el más destacado portavoz de la oposición al Tercer Reich. La novela fue traducida en un año al   checo,  danés,  inglés,  finés , hebreo,  húngaro, noruego,  polaco  y  sueco. En 1940, su obra  El judío Süss  fue manipulada por la propaganda nazi para servir de argumento a una película del mismo título,, que alentaba el antisemitismo. Cuando los alemanes invadieron  Francia  en  1940,  Feuchtwanger fue capturado e internado en un  campo de concentración. No obstante, consiguió escapar con la ayuda de su mujer Marta y  Varian Fry, un periodista americano que ayudó a huir a muchos refugiados de la  Francia  ocupada. Feuchtwanger consiguió asilo en  Estados Unidos, se estableció en Los Ángeles  y allí continuó escribiendo hasta su muerte en  1958.

Adrienne Thomas
(Adrienne Thomas  es el seudónimo de  Hertha Strauch,  * 24. Junio 1897 en Saint-Avold, Francia; † 7. Noviembre 1980 en Viena)  fue una escritora alemana de origen judío y se crió en el pueblo bilingüe (francés-alemán) Saint-Avold  y en  Metz, Lorena. Allí se presentó con 17 años (1914)  como enfermera voluntaria en la Cruz Roja.  Después de una instrucción como actriz y cantante escribió su novela antibelicista Die Katrin wird Soldat  (La Katrin se hace soldado) (1930), que la hizo famosa de la noche a la mañana y se tradujo a 16 idiomas Durante el nazismo sus libros estuvieron prohibidos.   Thomas emigró en 1933 a Suiza, poco después a Francia y luego a Austria. Después de la anexión en 1938 volvió a la fuga por varios países europeos. Después de estar brevemente internada en Francia en 1940 consiguió huir con la ayuda del  "Emergency Rescue Committee" a los EE.UU. de Noretamerica. Volvió a Viena en 1947 donde volvió a casarse en  1951. Elaboró sus experiencias en el exilio en las novelas  Reisen Sie ab, Mademoiselle! ( Parta en viaje, señorita!) (1944) y Ein Fenster zum East River  (Una ventana sobre el East River- Nueva York)(1945).

Siegmund Freud
(*6 de mayo de 1856, en Příbor, Moravia, Imperio austro-húngaro (actualmente República Checa) - †23 de septiembre de 1939, en  Londres,  Inglaterra, Reino Unido) fue un médico neurólogo austriaco, padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX., al que frecuentemente se le denomina el padre del psicoanálisis, La vida de Freud, con la excepción de sus tres primeros años, transcurrió en la ciudad de Viena. Sin embargo, en 1938, tras la anexión de Austria por parte de la Alemania nazi, Freud, por su condición de judío y fundador de la escuela psicoanalítica, fue considerado enemigo del Tercer Reich. Sus libros fueron quemados públicamente y tanto él como su familia sufrieron un intenso acoso. Reacio a abandonar Viena, se vio obligado a escapar del país cuando el peligro que corría su vida era inminente. Consiguió refugiarse en Londres, Inglaterra. En el momento de partir se le exigió que firmara una declaración donde se aseguraba que “había sido tratado con respeto” por el régimen nazi. Freud consintió en firmarla pero añadió el siguiente comentario sarcástico: «Recomiendo calurosamente la Gestapo a cualquiera». En 1939, muy deteriorado físicamente e incapaz de soportar el dolor que le producía un cáncer de paladar, pidió a su médico personal, Max Shur, que acabara con su sufrimiento  suministrándole morfina.  A pesar de los implacables y a menudo apremiantes desafíos a los que virtualmente todas sus ideas tuvieron que enfrentarse, tanto en vida como una vez desaparecido, Freud se convirtió y sigue siendo una de las figuras más influyentes del pensamiento contemporáneo.

Fuentes:
Archivo Histórico Pestalozzi



Parte 5: Los problemas dada la postura antinazi de la institución. 
Roberto Hübscher, encargado del archivo histórico del Colegio Pestalozzi, nos cuenta sobre los muchos inconvenientes vividos por la comunidad de la prestigiosa institución dada su marcada postura antinazi en una sociedad que era muy afecta al régimen alemán imperante. Quinta entrega de esta investigación de Historias Lado B.


Colegio Alemán Primo Capraro. Escuela argentina alineada con el nazismo (década de 1930) 
y el embajador nazi en Argentina barón Von Thermann.


Historias Lado B: Lo particular de la comunidad en torno al Pestalozzi de aquellos años de la década del '30 es que tanto los profesores y maestros compartían con los alumnos y sus familias algo que les daba una unidad difícil de encontrar: todos (o muchos de ellos) habían escapado bajo las mismas circunstancias de Alemania, espantados por el nazismo, lo que debe haber fortalecido el espíritu de toda esa comunidad que debía enfrentarse con una sociedad que no iba en el mismo sentido precisamente... ¿Se sabe de algunos problemas o inconvenientes que haya experimentado la comunidad del Colegio Pestalozzi dada su postura antinazi en una sociedad argentina que simpatizaba claramente con el régimen?

Roberto Hübscher: En un contexto paradojal, Argentina en las dé-cadas del ´30 y ´40 recibía a nazis y a antinazis. No obstante, las investigaciones sobre la comunidad alemana en esa época, indican que la mayor parte de ella apoyaba al Tercer Reich, o al menos no se oponía, y mencionan que, “una vez en el poder en Alemania, el Nacionalsocialismo inició, a través de la Embajada, el proceso de Gleichschaltung (igualación o nivelación) de todas las organizaciones culturales, sociales, deportivas y religiosas de la colectividad.” Sin embargo, en el heterogéneo colectivo germano - argentino, una minoría quedó al margen de ese intento de alineación al Nazismo y algunos se opusieron a él explícitamente. Se conformó un frente político antinazi, de germanos parlantes establecidos en la Argentina y refugiados de la Alemania nazi de diferentes extracciones sociopolíticas y religiosas, que ejercieron un rol fundamental, entre otros ámbitos, en la escuela Pestalozzi.  En un contexto en el que el sistema de enseñanza en idioma alemán en la Argentina era, (inicio de los ´30), uno de los mayores fuera del Reich (alrededor de 200 escuelas y 15.000 alumnos) las gran mayoría de las escuelas fueron “alineadas” al nacionalsocialismo “exceptuando a la escuela `Cangallo’, todas las demás se sometieron en este tiempo a la influencia nacionalsocialista. También en  razón de la ayuda financiera, las escuelas alemanas-argentinas aceptaron los programas de enseñanza nazi”. A partir de entonces, el periódico Argentinisches Tageblatt,  dirigido por Ernesto Alemann, denunció enérgicamente la infiltración nacionalsocialista en las escuelas alemanas nacionales y fuera de la Argentina. El diario publicó la discriminación contra los alumnos judíos en diversas instituciones educativas, y resaltó que la mayor parte de los alumnos de las escuelas en las que se enseñaban el culto al Führer, teorías raciales y un nacionalismo alemán militante, eran ciudadanos argentinos. Así, las escuelas alemanas en Argentina también fueron arena de lucha política entre nazis y antinazis. Vale recordar a modo ilustrativo, la anécdota sobre al acto de fin de curso del colegio Goethe con la presencia del líder nazi embajador barón Von Thermann con su uniforme de las SS, embajador oficial del Tercer Reich. En él y para sorpresa de las familias de los alumnos, entre los que se contaban mayormente argentinos, suizos, austríacos, varios de ellos judíos,  delante del escenario junto a las banderas argentina y alemana, se exhibía una gran cruz gamada. “Después del discurso del director del colegio en el que éste manifestó su devoción por el Tercer Reich, Von Thermann expresó su satisfacción por la adhesión al mismo, se cantó el himno partidario nazi y los alumnos debieron levantar el brazo para el “saludo alemán” y gritar “Heil Hitler” mientras los preceptores recorrían las filas cuidando que así se haga”. Muchos padres indignados, sacaron inmediatamente a sus hijos del colegio, entre ellos el mencionado director del diario Argentinisches Tageblatt, Dr. Ernesto F. Alemann, quien impulsó fuertemente los preparativos para establecer una institución de enseñanza que impartiera clases en alemán del idioma y de la valiosa cultura tradicional alemanas y no estuviera alineada al Nazismo. Una escuela que acogiera a los “otros” inmigrantes recién llegados, germanos ya establecidos y residentes suizos que no querían enviar a sus hijos a escuelas nazificadas. Como ya relatamos, hubo gran apoyo público y finalmente, el 1º de marzo de 1934 quedó establecida en Buenos Aires la Asociación Pestalozzi, y un mes más tarde, el 2 de abril de 1934, abrió sus puertas la Pestalozzi Schule (Escuela Pestalozzi).   Su fundación fue de gran importancia para la oposición antinazi alemana en la Argentina, creó un ámbito capaz, no sólo de educar a los hijos de los alemanes residentes en el país, sino y sobre todo, de contener a los alumnos y profesores expulsados de Europa. La creación del Colegio Pestalozzi puede considerarse una victoria de la oposición antifascista; recibió a numerosos hijos de inmigrantes judíos y de otros perseguidos, quienes no habrían podido concurrir a casi ninguna escuela alemana en Argentina. Para muchos de esos niños que habían padecido terribles tragedias, se convirtió en un hogar dentro del país aún desconocido y los preparó para la vida en un entorno hispano-parlante. Los refugiados judíos (1936-39) portadores de sufrimiento psíquico y educativo habían sido excluidos de los colegios públicos y privados, discriminados, agredidos, confinados a la “Judenschule” (escuela exclusivas para judíos) que al final también tuvieron que abandonar. Contemplaron el deterioro y la miseria en que caían sus padres, padecieron la violencia y la humillación. “Los hijos de los emigrantes de los años 1936 al 1939 llegaban con severos traumas” escribiría el Dr. Dang, director de la escuela en 1942: “¿Qué hacer cuando uno de esos niños preguntaba tímidamente si le era permitido sentarse al lado de un ‘ario’ en el aula o si podía tomar agua en el mismo bebedero que el ‘ario’ en el patio?”. El colegio, les dio la contención que necesitaban, y que muchos padres no podían darles. “La gran mayoría de los alumnos, repartidos en los distintos grados, no sabían español por lo que se organizaron cursos intensivos para que al cabo de un año pudieran integrarse a las clases dictadas en este idioma de acuerdo a su edad y años lectivos cursados. Así, los emigrantes judíos de habla alemana, pudimos conservar la esperanza de que no todo estaba perdido”
(MFN 1036 Lic. Julieta Rosenhaus ART PESTALOZZI)
Afortunadamente casi no hubo enfrentamientos directos entre alumnos y docentes del Pestalozzi y alemanes de ideología nazi.  Recuerdo que, con todo desparpajo, en 1944 los alumnos de 5º grado cantábamos a voz en cuello la “Marsellesa” – el himno de libertad francés – con las puertas ampliamente abiertas.
Un problema mayor lo constituyó el boicott que la embajada nacionalsocialista ordenó hacer a la comunidad alemana de la argentina a todos los que germanoparlantes que no se “alinearon” con el “nuevo orden”.  Tan es así que muchas empresas comerciales e industriales, independientemente si eran de dueños judíos o alemanes antinazis, perdieron sus clientes de la colonia alemana. Por otra parte, tuvieron que restringir su publicidad a los avisos en el Argentinisches Tageblatt, ya que los otros diarios editados en alemán no recibían sus avisos.

Nazis en Quilmes (Buenos Aires, Argentina) década de 1930.


Por otra parte, con el fin común de resistir la imposición del nazismo, se fundaron otras asociaciones civiles que se dedicaron a albergar y ayudar a los inmigrantes con ayuda económica, obtención de viviendas y trabajo. Entre ellas se destacan “Das andere Deutschland” (La otra Alemania) , la agrupación socio-cultural socialista “Vorwärts” (Adelante!)  y el Jüdischer Hilfsverein (Asociadión Filatrópica Israelita).
Lo que puedo recordar (como un ejemplo del triste dicho: “si no los une el amor, los une el espanto”) que en esa situación crítica hubo una colaboración efectiva entre gente que, en circunstancias menos apremiantes, no se habrían reunido para un fin común.
Un ejemplo no directamente relacionado de la situación política disociada entre alemanes nazis y antinazis pueden ser las siguientes:
Extracto de una carta pastoral de un sacerdote católico de Misiones, Remigius Linau,  a sus feligreses: (1938?)
“¡Como católico no puedes ser al mismo tiempo nacionalsocialista! El nazismo, a pesar de todas las aseveraciones en contrario, lleva adelante una lucha contra todo cristianismo (...) Solo el que no conoce las metas y los documentos del nazismo se deja engañar con la frase hecha “cristianismo positivo”(...) El nazismo esclaviza a los sacerdotes y estigmatiza a los creyentes como delincuentes en juicios ficticios; se los deja consumirse en cárceles y campos de concentración o, directamente, se los martiriza hasta la muerte.(...) No podéis ser católicos y hitleristas al mismo tiempo. Eso no es compatible (....) ¿Qué podéis hacer? ¿Qué debéis hacer? Combatid al hitlerismo, sus propagadores y seguidores, mostrándoos en todas partes como católicos (...)¡No mandéis a vuestros hijos a escuelas hitleristas (...) ningún niño católico puede asistir a una escuela nazi o a una que se encuentra bajo influencia hitlerista! (...) ¡No toleréis ningún libro nazi en vuestro hogar! ¡No vayáis a negocios cuyo dueño es un hitlerista! Comprad únicamente en negocios católicos (...) Cuanto más dinero lleváis a los nazis, aún en forma privada ... llega a los destructores de vuestra creencia. Si estáis enfermos, id a médicos católicos (...) No vayáis a ningún abogado nazi, aún si la consulta es gratuita. No toleréis que la “Comisión de fomento” caiga en manos de neo-paganos. Insistid en la legislación argentina: exigid elecciones y elegid integrantes católicos.... Apoya a tu sacerdote; no creas cualquier calumnia... No puedes encenderle una vela a Dios y una al diablo junto a ella (...) ¡Sé un católico fiel; como tal, no puedes ser ni directa ni indirectamente un hitlerista! (Guardado en el archivo historico Pestalozzi en la carpeta  “documentos Auswärtiges amt B.R.D.” – MFN 953)
La otra cara:
Los ciudadanos alemanes, al comienzo del régimen de Hitler, fueron impelidos a prometer su fidelidad al nuevo régimen por escrito, en un libro que luego fue enviado a la Cancillería del Tercer Reich (ver fotos aquí abajo):

Libro de firmas leales a Adolf Hitler. Argentina. 19 de Agosto de 1934. 
El libro fue enviado a la Cancillería del Tercer Reich en Alemania.



Las autoridades  nazis, que rápidamente se establecieron en la Argentina (sindicatos, oficinas políticas, “boy-scouts” nazis,  agrupación de niñas alemanas…), vigilaban cuidadosamente que sus enrolados boicotearan y no tuvieran contacto con todo lo que no estuviera bajo el control nazi. El castigo a las transgresiones eran boicot de los alemanes ( y argentinos) nazis, golpizas por los grupos de choque y despojo de la ciudadanía alemana.

Aclaración sobre Fuentes:
Primer párrafo ( ya dice): Archivo Pestalozzi -MFN 1036 Lic. Julieta Rosenhaus ART PESTALOZZI
Encomillado 2º parrafo( ya dice) : Archivo Pestalozzi - De la carpeta  “documentos Auswärtiges amt B.R.D.” – MFN 953
Imágenes : “documentos Auswärtiges amt B.R.D.” – (En trabajo)
Otros comentarios : Roberto Hübscher
Aclaración: “documentos Auswärtiges amt B.R.D.”  son extraídos de un CD con fotografías de aficionado que hicieron los alumnos de intercambio escolar en 2007 en Berlín, invitados (desde antes) por el embajador de Alemania en la Argentina a visitar el archivo político del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania para ver documentos de la época de la fundación del Colegio Pestalozzi.


Parte 6:  Los enfrentamientos con el nazismo argentino y mundial en los años '30.

Los enfrentamientos con el nazismo argentino y mundial en los años '30.


Presentamos la 6ª parte del informe exclusivo sobre el Colegio Pestalozzi y su lucha contra el nazismo en la Argentina. El Licenciado Roberto Hubscher (Encargado del Archivo Histórico del Colegio Pestalozzi) nuevamente aporta sus relatos, sostenidos por una contundente dosis de información y documentos que dan cuenta de la tremenda lucha de la Institución alemana contra los nazis en la Argentina. 
Una vez más, vaya nuestro sincero agradecimiento al Licenciado Roberto Hubscher por su invalorable aporte a Historias Lado B.


Historias Lado B: Lo particular de la comunidad en torno al Pestalozzi de aquellos años de la década del '30 es que tanto los profesores y maestros compartían con los alumnos y sus familias algo que les daba una unidad difícil de encontrar: todos (o muchos de ellos) habían escapado bajo las mismas circunstancias de Alemania, espantados por el nazismo, lo que debe haber fortalecido el espíritu de toda esa comunidad que debía enfrentarse con una sociedad que no iba en el mismo sentido precisamente... ¿Se sabe de algunos problemas o inconvenientes que haya experimentado la comunidad del Colegio Pestalozzi dada su postura anti-nazi en una sociedad argentina que simpatizaba claramente con el régimen?

Roberto Hübscher: Cuando  me hicieron la misma pregunta en la 5ª entrevista virtual, en Diciembre del año pasado, aún no había encontrado pruebas concretas de enfrentamientos entre los nazis y los germanoparlantes librepensadores de la Argentina, aunque tenía el convencimiento de que existieron.  Documentación que fue apareciendo lo confirma y los describe en parte.

Del discurso de inauguración del fundador, Dr. Ernesto F. Alemann, reencontramos los siguientes párrafos, que dan una idea sobre las condiciones vigentes:

“En estos años no ha faltado una enemistad, tanto abierta como  encubierta, ataques y emboscadas. Comenzando por la tentativa de una fuerza de choque nazi de hacer estallar la sala en nuestra segunda noche de disertación, en 1934 – en ese experimento algunos típicos representantes de “camisas marrones” fueron entregados en la comisaría con sus cabezas ensangrentadas – hasta los asaltos a alumnos y bombas de alquitrán en el frente de nuestra casa, fue poco lo que no se intentó para molestar nuestro pacífico trabajo de construcción. No nos hemos dejado influenciar por eso; no obstante tampoco hemos ofrecido la cara para recibir cachetadas. Los enviados del “Tercer Reich”, en nuestro caso, han mordido granito. Así resulta una gran enseñanza de la construcción y éxito de la “Sociedad Pestalozzi”:  Si bien a veces parece que todas las olas se precipitan sobre nuestras cabezas y que ya no se vislumbra una escapatoria de la inclemencia de los tiempos, nunca se debe perder la valentía, nunca abandonar la lucha. O, como lo ha expresado Goethe – por el que ya se justifica aprender y conservar el idioma alemán:

Feiger Gedanken: Pensamiento cobarde
Bängliches Schwanken: Vacilar, temeroso
Weibliches Zagen: Timidez femenina
Ängstliches Klagen: Queja temerosa
Wended kein Elend: No revierten la desdicha
Macht dich nicht frei: Jamás te liberarán

Allen Gewalten: Permanecer desafiante
Zum Trutz sich erhalten: Contra toda potencia
Nimmer sich beuguen: No doblegarse nunca
Kräftig sich zeigen: Demostrar tu fuerza
Rufet die Arme: De potentes brazos de dioses
Der Götter herbei: el apoyo conjurará


Creo  conveniente  ubicar éstos acontecimientos en el periodo de la historia argentina, que se recuerda como la “década infame”, el período que comienza el 6 de septiembre de 1930 con el golpe de Estado cívico-militar que derrocó al Presidente Hipólito Yrigoyen y finaliza el 4 de junio de 1943 con el golpe de Estado militar que derrocó al presidente Ramón Castillo, y el periodo inmediatamente posterior. Con el contexto mundial de la Gran Depresión, al comienzo, y luego la Guerra Civil Española (1936-1939) y la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), la etapa se caracterizó por el fraude electoral sistemático, la represión a los opositores, la proscripción de la Unión Cívica Radical y la corrupción generalizada. (como se ve, no hay nada nuevo bajo el Sol…) El 6 de septiembre de 1930, Uriburu encabezó un golpe de Estado que derrocó al gobierno constitucional de Hipólito Yrigoyen y estableció una dictadura militar, de inspiración fascista. Uriburu fue reconocido como presidente de facto de la Nación por la Corte Suprema mediante la acordada que dio origen a la doctrina de los gobiernos de facto. Disolvió el Congreso, declaró el estado de sitio, intervino todas las provincias y, en rasgos generales, quiso implantar un gobierno elitista autoritario de naturaleza fascista, régimen del que era admirador. Estableció un régimen represivo que incluyó por primera vez la utilización sistemática de la tortura contra los opositores políticos mediante la creación de la Sección Especial de la Policía Federal con ese fin. Detuvo a varios dirigentes políticos, entre ellos a Hipólito Yrigoyen, impuso censura a los diarios, intervino las universidades anulando el régimen de autonomía y cogobierno establecido desde la Reforma Universitaria de 1918. Se nota un notable paralelismo con la evolución en Alemania de una fracción nacionalista “indignada por la vergüenza del Tratado de Versalles”, que ofendía el orgullo alemán. Simultáneamente, en Guadalajara, México, surgía también el grupo de los Tecos, inicialmente  una sociedad secreta  originaria de las controversias de la Iglesia Católica y la Masonería y errónea la teoría del “comunismo = judaísmo” más el libelo inventado para el Zar Nicolás, la falsa historia de la confabulación universal de los judíos para conquistar el mundo: “Los protocolos de los sabios de Sión”. Ideas que también tuvieron notable repercusión en la ultraderecha de los EE.UU. de Norteamérica, todos los cuales después adoptaron el antisemitismo como bandera y los judíos con los primeros (pero no los únicos) enemigos a eliminar. (recuerda el uso de la palabra “aniquilamiento”  de Isabel Perón: eliminar… como, no importa).
O sea que en la época del nacimiento del Colegio Pestalozzi, el nazismo estaba bien afianzado en la Argentina, por los fascistas argentinos, por una parte, y una gran parte de la colonia alemana ya radicada en el país, que mantenían su orgullosa posición patriota sin (aún) analizar su real contenido.
La creación y el desenvolvimiento del Colegio Pestalozzi y del diario Argentinisches Tageblatt, que fue su originario y simbiótico en ideales y personajes, se desarrollaron en ese ambiente de controversia política feroz. Una brillante y amena descripción de las circunstancias de la época las da el genial Marcos Aguinis en su novela histórica “La matriz del infierno”: un descendiente de una familia patricia conservadora argentina se casa con una niña judía, a la que a su vez conoce un joven argentino de ascendencia alemana, cooptado para una fuerza de choque nazi en Buenos Aires.  El joven marido es designado embajador en Berlín y el matrimonio viaja a Alemania. Descubren que la mujer es judía y sigue el desarrollo de la trama. Entre los personajes inventados circulan los políticos reales de aquella época y las situaciones que se suscitaron.
Siendo presidente argentino el general J.B. Justo, de decidida posición fascista, asumió el poder en Alemania Adolfo Hitler en 1933. 
Como consecuencia inmediata, fue removido el embajador alemán Heinrich von Kaufmann – Asser, de accionar demasiado “tibio” para la Patria Alemana y, para colmo, de ascendencia judía, para ser sustituido inmediatamente por el barón Von Thermann, diplomático alemán de carrera, que entró el 1 de Abril de 1933  al NSDAP (Partido Nazi) y fue incorporado personalmente por  Heinrich Himmler, jefe supremo de la policía de seguridad nazi, en la SS (SchutzStaffel: guardia personal de Adolfo Hitler) con el grado de “Sturmführer” ( comparable con el grado de teniente en el ejército). 

Embajador alemán Von Thermann y los nazis en la Argentina.


No solo estaba relacionado con las altas autoridades del Reich, sino, por otra parte, era amigo personal del general argentino Juan Bautista Molina, ultranacionalista, que fue agregado militar en Alemania y fundador de la  Legión Cívica Argentina, fascista y antisemita, que tuvo sus ramas femenina y juveniles similares a las organizaciones nazis alemanas, que luego se transformó en la Alianza Libertadora Nacionalista hasta que fue desmembrada por la revolución de 1955 que destituyó al presidente Perón.
Von Thermann presentó sus cartas credenciales comportándose como un emperador y, a pesar de que ello se desmiente frecuentemente, a mí no me queda duda que su intención era trabajar para establecer en la Argentina un apéndice del Estado y de la ideología nazi del Tercer Reich.

Una parte importante de la batalla de desarrollo en el ambiente de la prensa escrita. El siguiente extracto hace una descripción bastante amplia y precisa de la situación.

La guerra de la prensa alemana en la Argentina.


Un ejemplo  de  esta guerra  lo dio  una entrevista que dio, a horas de su arribo, el Dr. Alfredo Dang, contratado por el Dr. Ernesto Alemann para dirigir el flamante Colegio Pestalozzi:

El Dr. Alfredo Lang y su denuncia a Hitler.


En un artículo publicado por Jorge Ismar, décadas más tarde, explica:
“En realidad son dos poblaciones, la republicana y la nacionalsocialista (…) pero las dos poblaciones están insuperablemente separadas (…) Porque nosotros tenemos un teatro; los otros también tienen uno; tenemos cada uno un diario, una escuela, asociaciones, conferencias, en ambos entornos alemanes. Pero la separación es tan absoluta, que en una población es posible olvidarse que la otra existe.”  Con estas palabras describió un exiliado, Balder Orden, la situación de la comunidad alemana en el Rio de la Plata en la época del nazismo. Un reflejo de esta situación se convirtió el conflicto de los dos mayores diarios alemanes, el Argentinisches Tageblatt y la Deutsche La Plata Zeitung.

Tapa del Argentinisches Tageblatt del 4 de Marzo de 1933. Parte del texto:

“Seiscientos mil judíos alemanes en peligro de un pogromo”
“Según el  Daily Mail estamos ante la inminente masacre de 10.000 “Judíos marxistas”
Londres, 3 de Marzo (AP) El “Daily Mail” informa que Alemania están terminados  los preparativos de un pogromo que consistirá en la peor persecución que los judíos han sufrido desde el principio de la Era Cristiana. El diario asegura tener esta información de una fuente absolutamente confiable, pero no la menciona. Agrega que los 600.000 judíos que viven en Alemania se encuentran bajo la amenaza de ser asesinados en un par de horas, ya que el comienzo del pogromo no se demorará más de un par de de días. El diario declara que 10.000 judíos, que en secreto se rotulan como comunistas o marxistas, ya se han designado como víctimas. Cierra con el informe que la intervención de altos círculos es inminente.
Einstein ya no tiene permiso para regresar a Alemania.

Anticipo del sufrimiento de los judíos en el Argentinisches Tageblatt.


Tapa de la “Deutsche La Plata Zeitung” del  11 de Abril de 1938, con una gran foto del festejo realizado en el Luna Park de Buenos Aires, a pocos días de  la anexión  de la “Marca del Este” – que fuera Austria,  después de un golpe de estado que finalmente se afirmó mediante una lisa y llana invasión militar, que desfiló debajo de la ventana de mi dormitorio en Viena….

La  gran manifestación de la Colonia de la Gran Alemania
20.000 compatriotas varones y mujeres se identifican con la Gran Alemania.
( en cerrada unidad se presenta la colonia aleman del Gran Buenos Aires en el Luna Park para apoyar los hecos ocurridos en la Patria (¿? Casi ilegible))

La prensa pro-nazi en Argentina.


La virulencia de esta confrontación puede confirmarse de una informe del embajador Von Thermann al Ministerio de Relaciones Exteriores de la Alemania Nazi:

Informe del embajador Von Therman al Minsitro de Relaciones Exteriores nazi.


Del texto:
“Contra los ataques difamatorios del “Argentinisches Tageblatt” la embajada ya antes de mi asunción del puesto ha protestado repetidamente en forma oral y escrita ante el Ministerio de Relaciones Exteriores local y solicitado la toma de medidas protectoras (véanse informes del 25 de Abril y del 3 de Octubre , Nº 471/33 y 1157/33 ) Como el diario continuó sus inauditos ataques, en los cuales también se ocupaba constantemente de mi persona, también he remitido por mi parte dos notas de protesta al Ministerio de Relaciones Exteriores (Argentino) , de las que agrego adjuntas copias para su conocimiento.  En la próxima oportunidad también abordaré personalmente al Ministro de Relaciones Exteriores sobre este asunto. Me reservo informaciones ulteriores.”
Sobre la relevancia del “Argentinisches Tageblatt” como fuente histórica puedo decir que, casualmente, he encontrado un trabajo de investigación especial de Sebastian Schoepp en la publicación del Institut fuer Zeitgeschichte (un instituto alemán de investigación histórica) sobre la publicación del diario entre 1933 y 1945. Según sus palabras: “hasta ahora (1995) no se había realizado una investigación exhaustiva sobre esta importante publicación en ese periodo por la dificultad de llegar a las fuentes. Ningún archivo alemán tiene una colección completa de la publicación, porque su importación estaba prohibida,….. por lo que solo queda el dificultoso camino hasta Buenos Aires  para estudiar  los  ejemplares, que se van disgregando lentamente, en el archivo de la editorial.]
En una publicación del 30 de Junio de 2001, el Argentinisches Tageblatt publica un homenaje en honor al Dr. Ernesto F. Alemann, su director de aquellos turbulentos tiempos, realizado en el Museo Judío de la Sinagoga de la calle Libertad de Buenos Aires, la primera del rito ashkenazí en la Argentina, con la presencia de directivos de la comunidad y de la Sociedad Pestalozzi, importantes invitados y testigos de la época, destacando su actuación por intermedio del diario y del Colegio Pestalozzi fundado por su iniciativa.

Artículo en el Argentinisches Tageblatt.

Licenciado Roberto Hubscher (exclusivo para Historias Lado B)

REFERENCIAS:
http://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%A9cada_Infame
http://www.los-primeros-tecos.blogspot.com.ar/
http://informe-onu.blogspot.com.ar/
http://books.google.com.ar/books?id=SyiyruKIZmYC&printsec=frontcover&dq=e-books+La+matriz+del+infierno+Aguinis&hl=es&sa=X&ei=_mrdUazLHMSfiQLrnIDYBA&ved=0CDQQ6AEwAA
http://de.wikipedia.org/wiki/Heinrich_von_Kaufmann-Asser
http://de.wikipedia.org/wiki/Edmund_von_Thermann
http://en.wikipedia.org/wiki/Argentine_Civic_Legion
http://www.todoexpertos.com/categorias/humanidades/historia/respuestas/490224/legion-civica
http://www.lasegundaguerra.com/viewtopic.php?f=31&t=2397
Vierteljahrshefte Institut fuer Zeitgeschichte - Año 43 (1995) Cuaderno 1 (MFN 1148)
 http://www.ifz-muenchen.de/heftarchiv1995_1.pdf
Archivo Histórico Pestalozzi: registros MFN 937, MFN 943, MFN 599, MFN 585

Marcelo D. García / Historias lado B