Mostrando entradas con la etiqueta primera guerra mundial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta primera guerra mundial. Mostrar todas las entradas

martes, 4 de abril de 2017

Abril de 1917: Estados Unidos ingresa a la "Gran Guerra" y se convierte en potencia mundial

Soldados estadounidenses en la "Gran Guerra".


Estados Unidos entró hace un siglo en la Primera Guerra Mundial, lo que lo convirtió en una potencia mundial mientras las naciones europeas quedaban atrapadas en un conflicto que dejó millones de muertos y arrasó el Viejo Continente.
El 6 de abril de 1917 Estados Unidos puso su poderosa industria y su numerosa mano de obra al servicio de la guerra contra Alemania, inclinando así la balanza del conflicto, conocido entonces como la Gran Guerra.
"La Primera Guerra Mundial fue claramente el punto de inflexión para que Estados Unidos desarrollara un nuevo papel en el mundo, marcando el comienzo de un siglo de compromiso con la promoción de la democracia", apunta Jennifer Keene, experta en la materia de la Universidad de Chapman, en California.
Desde que estalló la guerra en 1914 los estadounidenses la siguieron con atención, y en su mayoría mostraron a favor de la neutralidad.
Pero la opinión pública cambió con el hundimiento del transatlántico Lusitania en mayo de 1915. El buque británico iba de Nueva York a Liverpool, cuando un submarino alemán lo torpedeó, matando a 1.201 pasajeros, 128 de ellos estadounidenses.
"Parece inconcebible que tengamos que abstenernos de tomar medidas en este asunto, porque no nos debemos sólo a la humanidad, sino a nuestra propia dignidad", dijo entonces al diario The New York Tribune el expresidente de Estados Unidos, Teddy Roosevelt, un influyente político que estaba a favor de los aliados.


 Proaliado pero neutral.
Aunque la opinión públca se inclinaba por los aliados, la mayoría de los estadounidenses insistía en la neutralidad. El entonces secretario de Estado, Williams Jennings Bryan,
llegó a renunciar en junio de 1915, por considerar excesivamente beligerante el tono del presidente Woodrow Wilson, frente a Alemania. No obstante, miles de voluntarios estadounidense pelearon por la causa de los aliados, alistándose en las fuerzas militares francesas, británicas y canadienses.
A Roosevelt le preocupaba que la derrota de los aliados derivara en la ocupación alemana de partes de Canadá, así como de territorios que franceses y británicos tenían en el Caribe. Y consideraba que la neutralidad hacía más probable el ingreso de Alemania en el continente americano.
"Los estadounidenses tenían mucho tiempo para pensar sobre lo que querían hacer, pero no podían ponerse de acuerdo", considera Michael Neiberg, del Army War College de Estados Unidos. Wilson, quien luchó por mantener la neutralidad, obtuvo la reelección en noviembre de 1916 con el lema: "Él nos mantuvo fuera de la guerra".

Woodrow Wilson.


Un telegrama, submarinos y revolución.
A principios de 1917, tres acontecimientos motivaron un cambio. El 16 de enero el secretario de Relaciones Exteriores de Alemania, Arthur Zimmermann, envió un telegrama a su embajador en México para que propusiera una alianza militar al país, que podría recuperar el territorio perdido en una guerra con Estados Unidos y recibiría oro y armas alemanas.
Pero la inteligencia británica interceptó el mensaje y se lo entregó a Washington. Su publicación escandalizó a los estadounidenses. Por otro lado, el 1 de febrero Alemania reanudó la guerra submarina, hundiendo buques mercantes en aguas internacionales. Los alemanes consideraban que si lograban hundir suficientes barcos, podrían provocar escasez y hambruna en Inglaterra e inclinar la guerra a su favor. En los días siguientes hundieron tres barcos mercantes estadounidenses, lo que aumentó la indignación de los norteamericano.
Los estadounidenses "no vendrán", dijo confidencialmente a un comité parlamentario de Alemania el almirante de ese país Eduard von Capelle. "Nuestros submarinos los hundirán. Porque Estados Unidos desde el aspecto militar no significa nada".
Por último, en medio del caos y la revolución, el zar Nicolás II de Rusia abdicó el 15 de marzo y entregó el poder a un Gobierno Provisional.
"Casi todos los estadounidenses odiaban" a Nicolás. "Parecía -al menos hasta que los bolcheviques llegaron al poder en noviembre de 2017- que la guerra podría dar paso a la democracia", según Neiberg.

Arthur Zimmermann.


Seguro para la democracia.
El ataque de Alemania a los submarinos "es una guerra contra la humanidad", dijo Wilson en un discurso ante el Congreso el 2 de abril en el que pidió declarar la guerra. "El mundo debe ser un lugar seguro para la democracia", proclamó.
Pero el pequeño y poco equipado ejército de Estados Unidos no estaba preparado para la contienda, y hacía décadas que no había librado combates importantes. Entrenadores franceses y británicos se apresuraron a adiestrar a las tropas. Hacia el final de la guerra, en noviembre de 1918, se habían movilizado más de cuatro millones de estadounidenses.
El general estadounidense John Pershing aterrizó en Francia en junio de 1917 con 14.000 soldados. Lo siguió un flujo constante de inexpertos pero entusiasmados soldados.
La campaña submarina de Alemania fracasó cuando los Aliados empezaron a agrupar sus buques en convoyes custodiados por buques de guerra.
"No hay duda de que Estados Unidos hizo una contribución fundamental para la victoria", dijo Keene, "pero la victoria en la Primera Guerra Mundial fue un esfuerzo de la coalición aliada, Estados Unidos no habría ganado sin los franceses y los británicos, ni al contrario". La paz provocó un nuevo debate: ¿los intereses de Estados Unidos se protegen mejor trabajando con organizaciones internacionales o en solitario?
"Ese es un debate que todavía tenemos", señala Neiberg.

Soldado norteamericano en la Primera Guerra Mundial.



(Fuente: AFP-NA)


martes, 5 de agosto de 2014

1914-2014: a 100 años del inicio de la Primera Guerra Mundial


miércoles, 18 de diciembre de 2013

Harry Truman y su dolor por no poder cortarles las manos a los niños alemanes en 1918

 Harry Truman durante la Primera Guerra Mundial.


El 11 de noviembre de 1918 a las 11:00 hs. finalizaba, formalmente, la Primera Guerra Mundial. Aquella jornada significó el alivio esperado y necesario para millones de personas, quienes habían sufrido en carne propia los embates de la sangrienta contienda mundial. Sin embargo también estuvieron aquellos que lamentaron profundamente la finalización de las acciones bélicas, aunque suene extraño. Y no fueron pocos precisamente...
Entre aquellos que "sufrieron" la finalización de la Primera Guerra Mundial, lamentándose por unas cuentas pendientes por saldar, estuvo Harry Truman, quien entre abril de 1945 y enero de 1953 fuera el trigésimo tercer presidente de los Estados Unidos de América.
Truman ha sabido "pasar a la historia", entre otras cosas por una larga serie de hechos y sucesos que lo marcarían para siempre, como al mundo que lo rodeaba. Truman fue el responsable del fin de la Segunda Guerra Mundial, el uso de armas nucleares contra las indefensas e inocentes poblaciones civiles de Japón, la fundación de las Naciones Unidas, el Plan Marshall para reconstruir Europa (y de paso redistribuírse Europa y parte del mundo a "piaccere"), la Doctrina Truman para contener el comunismo, el comienzo de la Guerra Fría, el puente aéreo de Berlín, la creación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la Guerra Civil China y la Guerra de Corea. Un Currículum Vitae plagado de "actos heróicos" en beneficio pura y exclusivamente de las nefastas políticas de los Estados Unidos, como era de esperarse. Pero su "prontuario" de acciones libertarias y humanitarias había comenzado a escribirse mucho antes de su llegada a la presidencia.

Harry Truman fue el único presidente norteamericano que participó activamente en la Primera Guerra Mundial, siendo integrante de un escuadrón de artillería. Truman siempre supo tener como una de sus máximas de vida aquella lapidaria frase de Theodore Roosevelt, quien fuera presidente norteamericano entre 1901 y 1909, la cual decía: "Habla con suavidad, lleva un buen garrote, llegarás lejos". Bien entendida la tuvo, por cierto, todos y cada uno de sus actos de gobierno así lo han demostrado.
Aquel 11 de noviembre de 1918, cuando la "paz" llegaba al mundo con la llamada final de la "Gran Guerra" Truman se sintió infelíz, incompleto, decepcionado e insatisfecho. Tomó una vieja pluma fuente, una hoja de papel y le escribió unas cuantas líneas a su novia Bess, con quien un tiempo después contraería matrimonio. Truman, "dolido" por el final de la guerra le escribía a su amada desde Francia lamentándose por la inoportuna llegada de la paz y molesto por no haber podido arrasar a la vencida Alemania, además de... no haber podido terminar la faena mutilando a los niños alemanes...

Decía un "dolido" Harry Truman en su carta:
“Es una vergüenza que no podamos entrar y arrasar Alemania y cortar algunas manos y pies de niños alemanes y arrancar la cabellera a algunos ancianos, pero supongo que será mejor hacerlos trabajar para Francia y Bélgica durante cincuenta años.”

El hombre, con los años pudo cumplir su deseo y voluntad, con creces. Llegaría a ser la máxima autoridad del país rector de la moral mundial y, entre otras cosas, con dos criminales bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, en Japón, podía darse finalmente el gusto de aniquilar a miles y miles de niños, en otro lugar... pero eso ya no importaba.



Fuentes de consulta:
Harry S. Truman Library and Museum
elsilenciodelaverdad.wordpress.com

miércoles, 15 de agosto de 2012

Ernst Hess: el soldado judío alemán "protegido" por Hitler


La historia de Ernst Hess es una de aquellas que no dejan de llamar la atención y sorprender entre las tantas que se han contado de los oscuros días de la Segunda Guerra Mundial. En realidad para hablar de este jurista y su particular historia debemos remontarnos a los lejanos días de la "Gran Guerra", la Primera Guerra Mundial. Adolf Hitler era un cabo que no destacaba mayormente del resto de sus compañeros en el ejército alemán. Sus acciones en el campo de batalla no pasarían a la historia (lamentablemente, un tiempo después... sí) y sus camaradas lo recordarían durante largo tiempo como un hombre recluído en sí mismo, taciturno y muy poco propenso a entablar amistad con los demás. Sin embargo había un compañero de combate que solía tratar con el cabo alemán de un modo diferente y así las cosas cuando pasaron los años y el recuerdo de la guerra se iba diluyendo para muchos, Hitler se hizo con el poder total de Alemania para tratar de revertir (según su tenebrosa mirada) la historia.

Hablar sobre el odio de Hitler y de todo los nazis contra los judíos es algo obvio y ciertamente lamentable, pero lo que no es obvio es pensar que alguna vez Hitler pudiera haber tenido ciertos miramientos hacia alguien que profesara esa religión. De hecho los tuvo (muy a su manera, claro) y este caso no ha sido el primero ni el único. Allí están los ejemplos de Klaus Haushofer, el cerebro de la geopolítica y de las ideas base del nazismo, quien era según la idealogía nacional socialista "medio judío" y quien pudo manetener durante mucho tiempo buena relación con el tirano alemán y también el caso del médico personal de la madre de Hitler. En ambos casos, la "convivencia" con Hitler fue posible durante un tiempo a pesar de las radicales y extremas ideas del Führer alemán, por todos tristemente conocidas.

El caso de Ernst Hess es algo diferente al de los otros nombrados. Cuando Hitler llegó al poder recordó de inmediato a aquel compañero (y posteriormente jefe de su compañía) que durante los días de la Primera Guerra Mundial supo ser su fiel ladero y buena amistad. Hess era tal vez uno de los pocos que lograban comunicarse real y verdaderamente con el futuro dictador de Alemania. No eran muchos los que podían decir con certeza que conocían al Hitler de aquellos días. Ernst Hess, sí que podía asegurarlo.



Una vez encumbrado Hitler se encargó personalmente en 1940 de hacerle saber al nefasto jefe de las SS, Heinrich Himmler, sus deseos de que "dejaran tranquilo" a Ernst Hess, para el que pedía miramientos y trato especial de parte de los jerarcas que llevaban adelante la terrible política anti judía del régimen. Todo se resumió en una carta (ver una de las fotos) que ha sido descubierta recientemente en la cual, con pedido de Himmler incluído, se dejaban en claro los "deseos" de Hitler de proteger a su viejo conocido Hess.
A Hess se le reconocía por entonces como judío con cuatro abuelos judíos, motivo más que suficiente de acuerdo a la nefasta ideología nazi para eliminarlo, pero sin embargo Hitler se encargó de solicitar "benevolencia " y el derecho a gozar de un trato especial en los turbulentos días que vivían...

Pero finalmente la historia no resultó tan distinta. La protección del bestial Hitler duró poco, tan sólo entre agosto y la primavera de 1941, para que después de eso Ernst Hess culmine tristemente internado en el campo de concentración de Milbertshofen, ubicado en las cercanías de Munich. Nunca se supo de él y tampoco nunca se supo el por qué del repentino cambio de idea de Hitler (tal vez explicárselo, sería entenderlo. Mejor seguir sin comprender la mente de este tremendo tirano). De un burro sólo se puede esperar una patada...

La carta con solicitud de trato especial para Hess fue encontrada por la historiadora alemana Susanne Mauss, mientras preparaba una exposición llamada "Abogados sin derecho" referida precisamente a los problemas de los abogados de origen judío en el distrito de Dusseldorf.